logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Correspondencia



Grata sorpresa / Ciencia y fe / Desde Perú / Desde Bolivia
Grata sorpresa Hay períodos en la vida en los que la lectura de un buen libro ayuda a exteriorizar los anhelos, sufrimientos y alegrías que se encierran en nuestro interior. Pero no todos logran dar una respuesta convincente, clara e incisiva a estos sentimientos. ¡No es el caso del libro-entrevista «Secretos de un arzobispo»!, publicado recientemente por Ciudad Nueva Editorial. Tengo que confesar que empecé el libro con cierto escepticismo, pero desde las primeras páginas me cautivó, quizás por la frescura, sensatez y profundidad con que se tratan los temas más variados, dando respuestas creíbles y esclarecedoras. La periodista destaca por su profesionalidad, pero Don Francisco cautiva por su sencillez evangélica y por la profunda espiritualidad que encierran sus vivencias. Frases como ésta: «Con Jesús no existe el fracaso, porque detrás de cada experiencia de dolor y oscuridad, está su misericordia», devuelven la esperanza y hacen creíble y cercana la voz de la Iglesia en un mundo como el nuestro, en el que todo se pone en tela de juicio. Claudia G. (Valencia) Ciencia y fe Se suele pensar que la ciencia aparta de la fe, pero está el hecho de que muchos científicos son creyentes y aseguran que cada descubrimiento supone un paso más hacia la explicación de cómo Alguien ha pensado el modo en que debía funcionar el universo. Tal es el caso del genetista norteamericano Francis Collins, que el año pasado fue nombrado miembro de la Academia Pontificia de las Ciencias. Collins ha sido director del National Human Genome Research Institute, generalmente conocido como «proyecto genoma», y bajo su dirección se llegó a establecer el mapa de todo el patrimonio genético del ser humano. Collins era un ateo convencido, pero después de estudiar la maravillosa complejidad del genoma humano, cambió de idea y declaro: «La ciencia no tiene como finalidad directa demostrar la existencia de Dios, pero puede ser un primer escalón para luego llegar, con un razonamiento filosófico, a Dios». A. S. Desde Perú Al Departamento de Suscripciones: Les escribe el superior de la Fraternidad de Hermanos Capuchinos de Arequipa. Quisiera en primer lugar agradecer el envío gratuito de Ciudad Nueva durante el año 2010 (...). Por su generosidad cuentan con nuestras oraciones ante el Señor. Lo bueno no se puede dejar fácilmente. Es por eso por lo que desearía que Ciudad Nueva continúe llegando a nuestra fraternidad el presente año 2011, por el aporte que reciben nuestros hermanos estudiantes en vistas a su preparación y porque a los hermanos que prestamos un servicio a la Iglesia nos mantiene actualizados. Pienso que el bien que vienen realizando por la Iglesia es incalculable, lo cual exige de nosotros, sus suscriptores, un compromiso en la oración y también en el apostolado. Un cordial saludo. P. José Alarcón Gómez Desde Bolivia Quiero agradecerles con todo mi corazón la revista tan maravillosa que me llega y que yo envío a otras personas. Son escritos maravillosos para todos y en especial para los que vivimos la unidad. (...) Hago fotocopias de lo que conviene a religiosas, a sacerdotes y otros... Muchas gracias, que sigan trabajando con esa unidad con la que lo hacen. Para mí es un regalo muy grande. Teresa Ciudad Fe de erratas - En el número anterior, el artículo sobre la Institución Teresiana (págs. 18-20) contiene un error histórico: la primera academia fundada por Pedro Poveda no fue en Jaén sino en Oviedo, en 1911.


  SÏGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas