logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Una presidenta llamada Emmaus

Javier Rubio


pdf
Por segunda vez desde que empezamos esta serie “conmemorativa” de Cumplimos 50 tenemos que aparcar el guión previsto y dirigir la atención hacia otro lado. Las ocasiones lo merecen. Primero fue la desaparición de la fundadora de los Focolares (número de abril) y ahora lo es la elección de su nueva presidenta. La asamblea del Movimiento de los Focolares (Ciudad Nueva es una de sus expresiones) ha tenido lugar en su centro internacional de Castelgandolfo (Roma) durante el mes de julio. El objeto de dicha asamblea era elegir a los dirigentes que indicarán la andadura de todo el Movimiento durante los próximos años. Eran 496 personas de todo el mundo. Rememoraban el reciente deceso de la fundadora y mantenían la caridad recíproca. Y aunque sus conversaciones eran muy constructivas, no conseguían entender qué había que hacer. ¿No recuerda esta situación al episodio del Evangelio de Lucas conocido como “los discípulos de Emaús”? Cuenta que dos de los discípulos iban de Jerusalén a Emaús y hablaban de todo lo que había ocurrido a propósito de la muerte y resurrección de Jesús. Y dice: «Mientras conversaban y discutían, el mismo Jesús se acercó a ellos y caminó a su lado; pero sus ojos estaban como incapacitados para reconocerlo». Las primeras votaciones no arrojaron el porcentaje de votos requerido para que una de las candidatas fuera elegida, de modo que se optó por hacer una pausa de reflexión («se pararon», dice el episodio evangélico), y justo la mañana de ese día de pausa las primeras compañeras de Chiara fueron a su tumba y de nuevo se percataron de que Jesús estaba con ellas. Y fueron a contárselo a los demás. Es inevitable seguir con el episodio de Emaús: «Algunas mujeres de las nuestras nos han sobresaltado, porque fueron de madrugada al sepulcro y, al no hallar su cuerpo, vinieron diciendo que incluso habían visto una aparición de ángeles que decían que él vivía». Y entonces tuvieron la certeza de que Jesús estaba allí presente: «Se les abrieron los ojos y lo reconocieron». El Movimiento de los Focolares ya tiene una nueva presidenta, elegida prácticamente por unanimidad el 7 de julio. Se trata de María Voce, aunque todos la conocen como Emmaus, nombre que Chiara misma le propuso hace años. También tiene nuevo copresidente, Giarcarlo Faletti (en la página 12 entrevistamos a ambos). Según algunos obispos que estaban presentes, la elección ha sido un fruto de Jesús en medio, es decir, de quien prometió que estaría en medio de los suyos «donde dos más estén reunidos en mi nombre». Esta elección navegará entre continuidad y novedad, es decir, mirando hacia delante pero sin perder de vista el testimonio del primer “grupito” que se sumó desde el principio a la aventura de la unidad, y que ahora prosigue con más ganas, si es posible.



  SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas