logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

La punk, el camarero y el ofendido

Marcos Veneciano

Episodios de un cristiano cualquiera en una gran ciudad, entre muchas dificultades y pocas satisfacciones.
La chica punk Son las once de la noche. Después de mucho esperar, la gente furiosa se lanza dentro del vagón. Esto parece una pesadilla. Además hay cuatro jóvenes que han entrado empujando y se han apalancado en el suelo, provocando las protestas de los demás viajeros, que en realidad prefieren ignorarlos. Hablan a gritos, beben cerveza, sueltan risotadas... Están borrachos. Los miro desde el rincón donde he podido refugiarme y pienso con tristeza en esta juventud tan descarriada. El ruido va en aumento y ninguno de los cuatro se molesta en levantarse cuando alguien pretende entrar o salir. «Hacemos lo que nos da la gana», grita uno de ellos. Entonces se levanta uno, quizás el “jefe”, y se pone a mi lado sonriendo socarronamente. Preferiría no tener que intervenir y pasar un mal trago, porque además estoy cansado, pero algo me impide aislarme. Así que le digo al “jefe” al oído: «¿Por qué no convences a tus amigos para que se levanten?, ¿no ves que los demás pasajeros se encuentran mal?». Me espero cualquier improperio, pero el chico no dice nada. Al cabo de un rato mira a sus colegas y éstos se levantan. La más escandalosa, una chica punk, acaba viniendo a mi lado. La gente tiene miedo y casi ni respira. Entonces, con mucha calma, le comento a la chica: «Se os nota cansados, tú y tus amigos. ¿De dónde venís?». Y ella empieza a hablar. No son de aquí. Está asqueada de la vida, y de la sociedad no digamos. Vaga sin rumbo fijo tratando de ser feliz. No se me ocurre qué decirle para darle consuelo, así que le sonrío, porque la verdad es que ha despertado mi afecto. A veces sientes ternura por alguien a quien te gustaría ayudar para verlo feliz, pero no sabes cómo. Pero aún queda un ratito antes de llegar a casa, así que al menos puedo ofrecerle mi atención, y mi sonrisa justamente. Sin darme cuenta, la tensión ha disminuido y todo parece normal. Los chicos llegan a su parada y salen despidiéndose de mí. De los demás pasan. ¿Habré hecho algo por ellos?

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas