logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Informe FOESSA: Mal “repartío”

Javier Rubio

El nivel de vida de la sociedad española ha crecido, pero los hogares con menos recursos siguen teniendo problemas.
Una cantinela de los tiempos de la transición, creo que del grupo Jarcha, dice así: “Madre, he oío decir qu’esto está mal repartío, y no pué seguir así. Pero, madre, que puó hacer, si los que mejor s’explican, luego viven a to tren”. Me viene a la mente cada vez que en el vagón del metro entra alguien pidiendo limosna. Son indigentes variopintos y confieso que de alguno me vienen dudas: ¿no será un estudiante de arte dramático? Los viajeros reaccionamos de forma plural, pero en general hay rechazo. Creo que no es rechazo a la persona, sino al hecho: ¿¡cómo puede seguir pasando esto!? La pena es que nosotros rechazamos el hecho pero el indigente percibe rechazo de su persona, y eso es triste... Sí, esto está mal “repartío”... Lo dicen los expertos que han elaborado el último informe de la Fundación Foessa (Fomento de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada), que ha llegado a su VI Informe FOESSA 2008, centrado en “exclusión y desarrollo social en España”. En él han colaborado 87 autores de 23 universidades y 12 instituciones (Cáritas, ONCE, CSIC, Intermón Oxfam, etc.), y son catedráticos, profesores, investigadores y expertos en sociología, economía, psicología, trabajo social, políticas públicas, medioambiente, personas discapacitadas... El anterior informe es de 1994, de modo que éste se refiere a la década de los noventa del pasado siglo y lo que llevamos de éste, un período marcado por el crecimiento económico sostenido y el incremento del empleo y la inmigración. A lo largo de ocho capítulos y más de 700 páginas aborda temas interesantísimos relacionados con el desarrollo: desigualdad, pobreza, exclusión social, empleo, políticas sociales, inmigración... Nos detenemos en la desigualdad, para ver por qué esto está mal “repartío”. En las dos últimas décadas la sociedad española ha experimentado un intenso proceso de modernización económica que nos ha permitido acercarnos al nivel medio de renta de los países más ricos de la UE. Ahora bien, ¿el modo en que ha crecido el nivel de vida se ha traducido en mejoras en los hogares con menos recursos?, ¿son compatibles el crecimiento y las carencias que aún persisten en los hogares y en ámbitos fundamentales del sector público? Son preguntas oportunas, porque es cierto que la desigualdad entre los hogares españoles había disminuido en las últimas décadas, pero el proceso se frenó a partir del primer tercio de los noventa, y hoy estamos a un nivel similar al de principios de esa década. Generalmente pensamos que, para favorecer el bienestar de todos, se requiere un alto crecimiento económico y crear mucho empleo, pero la experiencia española parece desdecirlo. Hasta hace poco la bonanza económica ha repercutido en una reducción de la desigualdad, pero el hecho de que no se hayan producido ciertas mejoras cuando ha habido un gran dinamismo económico y abundante creación de empleo, significa que no ha funcionado el modelo de redistribución de la riqueza. Y otro elemento que nos hace diferentes es que nos hemos ido alejando del término medio de la Unión Europea. Mientras que en otros países se aprecia que cuando crece su renta también se reduce la desigualdad, en España, que a comienzos de los años noventa partía de posiciones como las de Irlanda, Italia o Reino Unido, la tendencia es contraria. Nuestra renta media ha mejorado, sin duda, pero la desigualdad no se ha reducido en la misma proporción. Además, desde mediados de los años noventa, las sucesivas rebajas de los impuestos han supuesto una menor capacidad por parte del Estado para redistribuir la riqueza: recauda menos, reparte menos. O sea, el Estado se ha visto limitado en sus políticas de servicios y prestaciones sociales. «Los recursos empleados en esta parcela de la intervención pública –dice el Informe– resultan impropios para nuestro nivel de desarrollo económico». Y añade: «El incremento de las prestaciones sociales ha sido considerablemente menor que el de etapas anteriores y la intensidad protectora ofrecida es hoy inferior a la de hace dos décadas». Con razón seguimos teniendo indigentes.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas