logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

La infusión

M. A.


pdf

Hoy en día se producen situaciones familiares que hace años apenas se daban. Es el caso de los hijos que retornan a casa, tras una separación, acompañados de hijos pequeños o no tan pequeños. Entonces se producen nuevas formas de relación. Me refiero a las relaciones entre abuelos y nietos, como es mi caso, conviviendo bajo un mismo techo.

Mi nieta, de 16 años, está en plena crisis adolescente y dejó los estudios a mitad de curso. Últimamente no nos hablamos, es decir, no me habla. No es que hayamos discutido; sencillamente no le apetece hablarme.
Diariamente suelo prepararme una infusión después de comer y el otro día se me ocurrió preguntarle si le apetecía. Me miró extrañada, pues no se lo esperaba. Vaciló un poco y respondió afirmativamente. Preparé la infusión, se la llevé al salón y me retiré a descansar. Más tarde noté que la taza y el azucarero habían quedado en la mesita del salón.
Al día siguiente le volví a preguntar: «¿Te apetece una infusión?». Ya con un gesto más alegre me respondió: «Vale, sí». Y le llevamos su taza al salón… Digo le llevamos porque esta vez me acompañaba el «hombre viejo» (cf. Ef 4, 22-24), que habla por mí antes de que yo pueda pensar. Y le soltó a la joven: «Oye, si te olvidas de llevar la taza a la cocina, es posible que a mí se me olvide hacerte otra infusión». Se puso seria, se levantó y se marchó a su habitación. Al rato volví y la infusión estaba en el mismo sitio. El «hombre viejo» apareció de nuevo, pero esta vez reaccioné a tiempo, y en lugar de ponerme a reflexionar sobre como está la juventud, sencillamente recalenté la infusión e hice doblete.
Al día siguiente, la misma historia. Yo preparando mi infusión y «el hombre viejo» aconsejándome: «No se te ocurrirá hacerle una a tu nieta. ¡Que aprenda!». Casi me tenía convencido cuando recordé algo: «Al “hombre viejo” hay que escucharlo… para hacer exactamente lo contrario». ¡Genial! Le di una patada en semejante sitio y el pobre se marchó quejándose. Luego fui raudo al salón y pregunté sonriendo: «¿Te apetece una infusión?». Se produjo un silencio sepulcral antes de la respuesta: «Vale, vale, sí». Le llevé la infusión sin pensar si hacía bien o mal. Cuando vuelvo al salón no estaban ni mi nieta, ni la taza ni el azucarero.
Posteriormente tuvimos ocasión de hablar y me contó que iba a hacer el bachillerato nocturno y que, además, una amiga y ella se habían apuntado a un equipo de baloncesto. Reflexionando –los viejos a veces lo hacemos– pensaba en lo que es capaz de hacer una sencilla infusión de hierbas. La mía es muy sencilla: manzanilla, tomillo y romero en proporciones iguales… y un poco de amor-humor. 
M. A.



  SÏGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas