Apreciados lectores, clientes, amigos: cumpliendo con todas las recomendaciones y obligaciones marcadas por nuestras autoridades podemos, con todo, seguir manteniendo el servicio de venta ON LINE y envío de libros. Podría haber alguna demora respecto a los tiempos de entrega habituales pero por nuestra parte seguimos OPERATIVOS.

Estaremos disponibles para cualquier incidencia bajo la modalidad del teletrabajo, vía telefónica (horario especial de 9 a 13h), email o a través de nuestras redes sociales, para cualquier consulta que necesitéis resolver. Asimismo, os confirmamos que nuestro almacén se encuentra en funcionamiento y que, por tanto, será posible continuar con los envíos. Con estas medidas preventivas buscaremos seguir prestando nuestros servicios a nuestros clientes de la mejor manera posible.

Muchas gracias

Editorial Ciudad Nueva
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Mi parroquia




Vivo en una zona de Crdoba con dos tipos de poblacin bien diferenciados: uno de nivel medio-alto y otro de nivel medio, que se ha visto muy afectado por la crisis econmica y ha pasado a tener un nivel bajo o muy bajo.
Mi parroquia est situada en el centro geogrfico de esas dos poblaciones. Como seglar animado por el espritu de la unidad, siempre he sabido que mi trabajo deba desarrollarse en la parroquia. Durante bastante tiempo la llevaba un sacerdote con un gran corazn, pero con una edad y unos problemas fsicos que no le permitan hacer ms de lo que haca, por lo que todos estbamos un poco frenados. Yo quera cumplir ah mi compromiso cristiano, pero el tiempo pasaba y acab pensando que quiz sera mejor ir a otra parroquia. En medio de este debate interior lleg la noticia de que el prroco haba presentado su renuncia y que haban nombrado a otro nuevo, una persona joven, con cierta experiencia y muchas ganas de trabajar.
A los pocos das me puse a su disposicin y me incorpor as a un incipiente grupo de Critas. Rpidamente comenzaron a llegar peticiones de ayuda de habitantes del barrio que no podan cubrir las necesidades elementales. Al principio empezamos facilitando alimentos a unas 10 familias, que poco a poco se han convertido en 130. Adems, la ayuda se ha tenido que ampliar: ropa, enseres de la casa, medicamentos, etc.
Mi trabajo, que realizo con otra persona, consiste en tener un primer contacto con quienes solicitan ayuda. En esa primera entrevista tratamos de conocer sus necesidades, pero nos pareca poco la relacin que nos proporcionaba el darles una bolsa con comida o alguna otra cosa, as que decidimos ir a visitar a cada familia a su casa para conocerlas mejor y as vieran que la parroquia est pendiente de ellos.

Leer ms



Poltica proteccin de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados

ENLACES DE INTERS


Movimiento de los focolares

Ciutat Nuova

Economa de comunin

Red Sophia

Fundacin Igino Giordani
   

CONTACTO

DNDE ESTAMOS