logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

CINE / Premios José María Forqué

José Luis Panero


La noche del 7 de mayo el inmenso Palacio de Congresos y Exposiciones de Madrid se quedó pequeño para acoger otra fiesta anual del cine español: Premio Cinematográfico José María Forqué, 13ª edición. Numerosos rostros populares pasaron por la alfombra roja: Álex Angulo, Álvaro de Luna, Carlos Iglesias, Carmen Morales, Gemma Cuervo, Laura Valenzuela, Manuel Alexandre, Manuel Cervino, Michelle Jenner, Silvia Marsó, Verónica Forqué, Juanjo Puigcorbé, la cantante de OT Natalia, Mar Flores, Kira Miró, el presidente de CEIM, Arturo Fernández, el productor Elías Querejeta, la presidenta de la Academia de Cine, Ángeles González-Sinde, el consejero de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, Santiago Fisas, el presidente de EGEDA, Enrique Cerezo, el ministro de Cultura, César Antonio Molina, el homenajeado José Luis Borau o los directores Gracia Querejeta, Emilio Martínez Lázaro y Jaime Rosales. Conducida espléndida y ágilmente por José Coronado y DNOE, la puesta en escena del espectáculo –con la orquesta Big Band en directo dirigida por el maestro Leiva– se ambientó en torno al cine de los años 30, y entre cada presentación de las películas nominadas, numerosas y variadas coreografías “charlestonianas”, un tango “a tres” o una impresionante versión de “Color esperanza” por cuatro cantantes de ópera hicieron que el acto adornase de manera muy completa la entrega de premios. De entre los 25 filmes que optaban a mejor película de animación o documental, Invisibles se llevó la Palma. La película, producida por el recientemente oscarizado Javier Bardem, reúne cinco historias de guerra y enfermedad dirigidas por Wim Wenders, Isabel Coixet, Fernando León de Aranoa, Mariano Barroso y Javier Corcuera. Recogió el premio el propio Bardem, que conoció los horrores tercermundistas en 2004 a través de Médicos Sin Fronteras. Su presidenta, Paula Farias, espetó al auditorio que por fin “se ha podido dar voz a la gente que no la tiene”. A continuación, Enrique Cerezo, presidente de EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores) entregó la Medalla de Oro José María Forqué (que lleva concediéndose hace 6 años) al nuevo presidente de la SGAE (Sociedad General de Autores) y académico de la Lengua, José Luis Borau, por sus 35 años de dedicación íntegra al cine. Fue uno de los momentos más emocionantes. Por su parte, el zaragozano de 79 años, productor, director, escritor, guionista e incluso actor, aclaró que “no estaba de acuerdo con la parte del galardón en cuanto a su calidad de productor”. Que el premio era “un error”. “Mis películas son un desbarate completo”, hoy España “no tiene un mercado cinematográfico” y posee “una industria ramplona y tambaleante”, certificó. Añadió que “no había sido capaz” de potenciar la industria española como hubiera querido, tal vez por su marcado estilo “infantiloide y caprichoso”. Por último, se anunció qué producción se alzaría con el Premio José María Forqué a mejor película. Las candidatas eran Bajo las estrellas, El orfanato, La soledad, Las 13 rosas y Siete mesas de billar francés. La actriz argentina Natalia Verbeke fue la encargada de abrir el sobre. El orfanato, opera prima de José Antonio Bayona, resultó ganadora. Curiosamente, ni su director ni sus actores estuvieron presentes en la ceremonia. Joaquín Padró, Mar Targarona y Álvaro Augustín, los productores, recogieron el galardón. Padró pidió al ministro de Cultura, presente en el acto, “tomar en serio la piratería” y “controlar el uso de internet”. El ministro aseguró que “tomaba nota” y que en la actualidad el cine español vive un momento “óptimo, susceptible de atraer espectadores” y que existe un “extraordinario patrimonio fílmico”. Clausuró la gala el productor Enrique Cerezo afirmando que “desde la legalidad” se lucharía para combatir los actos delictivos. Todo eso de la lucha contra la piratería está muy bien, aunque a veces suena a música celestial. ¿No sería mejor reducir el precio de la entrada de cine, pelear por la mejor calidad del cine español, bajar los precios de los DVD y, lo más importante, subtitular en español las películas de factura extranjera? RECUADRO Bicentenario: A la carga del 2 de mayo en el cine El cine patrio ha sido durante décadas un entretenimiento de masas, pero hoy resulta ser un documento histórico y artístico de primer orden. Y no iba a ser menos si había de retratar episodios sobre La Guerra de la Independencia, unos con carácter histórico y otros sobre ficciones inspiradas en el momento de la guerra. La primera película en tratar la Guerra de la Independencia fue El dos de mayo, realizada en 1927 por el pionero santanderino José Buchs. Aquel filme mudo se proyectó el 1 de mayo en Madrid con el acompañamiento al piano de Javier Pérez de Azpeitia. Sólo dos años después llegaría la primera Agustina de Aragón, de Florián Rey. La película ofrece una visión romántica e idealizada del personaje. En 1938, también de la mano de Florián Rey, se estrena Carmen, la de Triana. Cinco años después, Eusebio Fernández Ardavín vuelve a la carga con El abanderado, que es una mezcla entre folletín y acción, pero en tono patriotero. En 1950, Juan de Orduña estrenó su famosa Agustina de Aragón. Se trata de un filme épico de marcado tono nacionalista que fue un gran éxito. En 1953 llegaba a las pantallas Lola, la piconera, de Luis Lucía, inspirada en una obra de José María Pemán. En el mismo tono folclórico, en 1959 surgía Venta de Vargas. En 1963, Pedro Luis Ramírez rueda Los guerrilleros, primera película que protagonizó la estrella de la canción Manolo Escobar. Un año después, León Klimovsky, director argentino nacionalizado español, estrena La colina de los pequeños diablos. Ya en 1981, Jorge Grau recuperó una vieja leyenda militar en La leyenda del tambor, sobre la resistencia de los habitantes de Manresa contra los franceses. Este filme tiene su origen en la película de 1948 El tambor del Bruch, a cargo de Ignacio F. Iquino. Por otra parte, la serie de televisión española Curro Jiménez (1976-1979) también recordó la lucha contra los franceses. Además, hubo una versión condensada para el cine, que se estrenó en 1978 con el título Avisa a Curro Jiménez, y una serie-secuela, Curro Jiménez 2, rodada en 1994 para Antena 3, que no alcanzó el éxito esperado. Por último, El 2 de mayo, la última película de José Luis Garci, está previsto que se estrene en septiembre de este año. J. L. P.


  SÏGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas