logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

De un simple saludo

Paco Tomás

Madrid, primeras horas de la mañana. Miles de personas, como ríos anónimos, confluyen en las estaciones y medios de transporte públicos.
Madrid, primeras horas de la mañana. Miles de personas, como ríos anónimos, confluyen en las estaciones y medios de transporte públicos. El metro se traga rápidamente porciones de multitud en un ritual rumoroso y siempre igual. Pasajeros apretados y aun así solos, distantes. Compañeros de viaje cada cual en su mundo: rostros ocultos tras un periódico, orejas protegidas por auriculares. Durante mis viajes cotidianos a la capital en el tren de cercanías desde la localidad donde vivo con otros sacerdotes, observaba estas actitudes. En medio de la multitud que llenaba el andén resonaba dentro de mí la invitación a que «nadie pase a tu lado en vano». Quería romper el cliché. Empecé a deshacer el anonimato saludando a la gente. El primer saludo me costó mucho esfuerzo, pero luego, poco a poco, se fue volviendo una costumbre. Al principio la gente se quedaba muy sorprendida, pero luego estaban a gusto. Y entonces subíamos juntos al tren o bajábamos hablando. Al cabo de nueve años he conocido a más de trescientas personas con las cuales he entablado un verdadero diálogo. No siempre me funciona. Algunos –pocos, en realidad– se dan la vuelta o bajan la cabeza cuando me ven llegar. Pero son más las experiencias positivas. La primera persona a la que saludé era una señora. Cuatro días después le administré el sacramento de la unción de enfermos a su padre. Al día siguiente me preguntó: «¿Por qué me saludaste ese día?». Sencillamente respondí: «Porque creo en la fraternidad universal; porque Jesús pidió: “Padre, que todos sean uno”». Pero ella replicó: «No. Era porque Dios quería preparar bien a mi padre para este momento. En adelante, si alguien me dice que Dios no existe, le daré este testimonio». Más adelante me presentó a sus compañeras de trabajo y celebré la boda de su hermana y el bautizo de su hija. Una vez una señora me contó que cierto día su hija había salido de casa enojada con Dios. Cuando volvió, le contó que en la estación se había encontrado con un sacerdote que la había saludado, habían viajado juntos y hablado mucho. Para ella había sido la señal de que Dios salía a su encuentro. Con esta familia he entablado una estrecha amistad, he ido a bendecir su casa y hasta la de la vecina, que pertenece a la Iglesia ortodoxa rusa. Procuro mantener el contacto con todos enviándoles cada quince días un correo electrónico, a veces bien largo, con la Palabra de vida y su respectivo comentario, y una serie de testimonios sobre el Evangelio vivido, míos o de los que me han respondido a lo largo del mes. Muchos lo imprimen para que se lea y relea en casa. Un día me encontré en el correo con un mensaje de una persona que recibía mis correos desde hacía años: «Nunca te he respondido, pero lo leo todo. No dejes nunca de escribirme». Algunos me han animado a que todo ello lo ponga en un blog* para que también se beneficien otros, y en quince meses desde que lo abrí, lleva ya más de 16.300 visitas. *vidadelapalabra.blogspot.com.es



  SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas