logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

¿Será por eso?

Betty Marchetti

Testimonio de una empleada de Ciudad Nueva.
«Pues al que tiene, se le dará más todavía y tendrá de sobra, pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tenga» (Mt 12, 13). Siempre me ha parecido difícil de entender esta frase del Evangelio. A lo mejor es que trataba de entenderla con la razón y no con la vida, pero algo cambió. La mañana comenzó en la oficina con muchas cosas por resolver. Volvía de unos días de descanso y tenía que ponerme al día… Y cada tanto sonaba el teléfono. Primero una señora que quería cambiar la dirección en la que recibe la revista porque se mudaba a su pesar a otra ciudad. No sé por qué le comenté que un cambio en nuestra vida supone una novedad que Dios nos propone para ir adelante con una nueva ilusión. Y que Él está siempre presente, a nuestro lado. «Sí, sí, tiene razón»; y a partir de ahí la conversación cambió de rumbo con un tono positivo. Nos despedimos prometiéndonos recordarnos mutuamente en las oraciones. Otra llamada: una librería que se interesaba por un título. No tenía mucha idea, pues no trabajo en ese departamento, pero me informé, busqué precio, comenté otras existencias, traté de ser amable, de escuchar más que de vender, aunque las ganas no me faltaban con los tiempos que corren. Colgamos sin concretar nada. «Lo importante es amar», me dije a mí misma. Sólo un minuto tardó en pitar el fax anunciando un pedido de esa librería precisamente. A continuación llama la madre de una amiga que está ahora lejos, en otro continente, y a la que echa mucho de menos. La escucho, le doy ánimos, porque yo también tengo una hija lejos y en un país que atraviesa una situación muy difícil. Intercambiamos experiencias. Al final es ella quien me recuerda que «cuando nacen, Dios nos presta los hijos para que cuidemos siempre de ellos. Pero son suyos». En realidad, lo que quería era que le enviara una revista atrasada que por algún motivo no había recibido. ¡Hecho! Más tarde es un señor quien llama para comunicar un cambio de domicilio. Es mayor y se traslada a una residencia. Hago el cambio y le aseguro que pediré por él en esta nueva etapa de su vida. Él, como respuesta, me da las gracias por la revista, porque en estos tiempos tan oscuros da mucha esperanza, mucha luz, ayuda a encontrar el camino: «Cada día está mejor. Gracias por vuestro compromiso, que hacemos nuestro y nos hace mucho bien». Siguen llamando personas. Todas necesitan solucionar algo que me dispongo a acoger de antemano. Y lo curioso es que me queda una gran alegría dentro cada vez que termina una llamada. Es como si la Palabra animara toda mi actividad esta mañana en la oficina y en mi corazón todos tuviesen cabida sin distinción. ¿Será porque «al que tiene, se le dará más todavía…»?


  SÏGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas