logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Nobel al continente de la paz

Pacual Frrara

«Seis décadas edificando la paz, la reconciliación, la democracia y los derechos humanos».
Justo cuando la críticas a la Unión Europea (algunas fundadas) se han vuelto habituales a todos los niveles y se dan fuertes contraposiciones entre los gobiernos europeos, pocos habrían imaginado que el Premio Nobel de la Paz 2012 se lo concederían precisamente a la Unión Europea. Según afirma el comité que otorga los premios, ésta ha contribuido durante más de seis décadas al progreso de la paz y la reconciliación, y también al de la democracia y los derechos humanos en Europa. Los comisarios del Nobel se refieren sobre todo a la reconciliación franco-alemana, alcanzada de manera estable y estructural justamente con la Unión Europea, hasta el punto de que resulte inimaginable un conflicto entre estos dos países que durante el siglo XIX y mitad del XX combatieron entre sí tres destructivas guerras en el arco de sólo setenta años. Por otra parte, el retorno a la democracia de Grecia, España y Portugal supuso en los años 80 la condición previa para su ingreso en la Unión. La caída del Muro de Berlín permitió luego la reunificación del continente, y en la Unión Europea encontró la plataforma política y económica apropiada y funcional. Además, añade el comité del Nobel, la próxima admisión de Croacia, la apertura de las negociaciones de adhesión con Montenegro y la concesión del status de país candidato a Serbia representan una gran aportación de la Unión Europea a la reconciliación en los Balcanes. La misma perspectiva de una futura adhesión de Turquía a la Unión, si bien compleja y desde luego no inmediata, ha ayudado bastante a consolidar las instituciones y los procesos democráticos en ese país. Los comisarios del Nobel no dudan en vincular explícitamente su decisión a las dificultades económicas y al profundo desaliento social que hoy afecta a muchos países miembros de la Unión. Pero justo en tal situación de crisis, cuando parece que se ponen en tela de juicio los propios fundamentos integradores del proyecto europeo y hasta se vislumbran signos de desintegración, es importante subrayar que la Unión Europea ha conseguido transformar un continente de guerra en continente de paz. El Nobel de la Paz a la Unión Europea desmiente esas consideraciones, irresponsables además de infundadas, sobre los contrastes en los modos de afrontar la crisis de la deuda de la Eurozona como si fuera una especie de “sucedáneo” de nueva guerra europea. La motivación del premio afirma precisamente que la Unión Europea representa hoy esa «fraternidad entre las naciones» preconizada por Alfred Nobel. Al menos recibámoslo como un hermoso programa por realizar.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas