logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Chagall, el poeta con alas de pintor

Clara Arahuetes

EXPOSICION
Chagall, «el poeta con alas de pintor», como le llamó Henry Miller; un artista con un estilo personal, expresivo y colorista, difícil de clasificar pero fácilmente reconocible. Se ha hablado de la intensidad lírica de sus obras, de las metáforas del color y la forma que encontramos en su pintura. Quizás por eso siempre estuvo acompañado por poetas y escritores: Breton, Malraux, Apollinaire…, que le consideraban un “pintor literario”. Y es que a Chagall le gustaba la literatura y sus composiciones están llenas de fantasía. Hace vibrar los tonos –azules, verdes, rojos o amarillos– que dan vida a los personajes reales o fantásticos de sus cuadros, donde todo es posible. Son historias que el artista ha vivido, vinculadas a tradiciones religiosas y populares de la comunidad judía rusa, y también fábulas que imagina. Los temas de sus obras son extraños personajes que vuelan, un violinista encima de un tejado, un rabino pensativo, saltimbanquis, paisajes, animales fabulosos… en los que los colores se mezclan de forma impensable. Por todo ello se le ha considerado como un precursor del surrealismo, como dijo el teórico de este movimiento, André Breton: «Con él la metáfora hizo su entrada triunfante en la pintura moderna». El Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid dedican la primera retrospectiva en España al artista ruso. Las obras proceden de colecciones públicas y privadas de todo un mundo. El recorrido de la exposición sigue un orden cronológico. La primera parte, «El camino de la poesía», en el Museo Thyssen, va desde sus inicios en Rusia y sus primeros años en París hasta su exilio en Estados Unidos, incluyendo su estancia en la Rusia revolucionaria y su regreso a Francia en 1920. En la segunda, «El gran juego del color», en las salas de Caja Madrid, vemos su evolución artística posterior a 1950, con obras sobre los grandes asuntos que centraron su interés en las últimas décadas, como la Biblia o el Circo, su relación con los poetas y su producción escultórica y cerámica. Chagall nació en la ciudad bielorrusa de Vitebsk en 1887 y murió en 1985 en Saint Paul de Vence (Francia). El desarraigo de su país y su cultura marcó su trayectoria artística. En 1906 viaja a San Petersburgo y obras como La boda rusa o Mujer con ramo de flores muestran ya su interés por los temas locales y por el color. Unos años después, en 1911, viaja por primera vez a París. Conoce a los impresionistas, a Gauguin, Van Gogh y Matisse, y también el Louvre. Se acerca al cubismo a través de Delaunay y se interesa por los temas, a diferencia de Picasso y Braque que supeditan todo a la composición. En la obra Yo y la aldea utiliza esta técnica fragmentando los planos para construir escenas simultáneas. Chagall tuvo más amigos poetas que pintores y fueron estos los que primero apreciaron su obra. Apollinaire decía que en sus composiciones encontramos lo real, los recuerdos, los sueños y la imaginación.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas