Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia en nuestro sitio y ofrecer un servicio mejor. Si continúa navegando o utiliza nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.

Si desea más información consulte nuestra política de cookiesa>.


FICHA TÉCNICA

Preparado por: Lopez Kindler, Agustín

Publicado por: Editorial Ciudad Nueva

Primera edición: 13/11/2020

ISBN: 978-84-9715-480-2

Páginas: 704

Formato: 13.5x20.5

Peso: 785 gr.

Precio en papel: 43.00







Sobre el autor


Ambrosio de Milán
San Ambrosio es uno de los grandes Padres de la Iglesia de Occidente, junto a San Agustín -en cuya conversión tuvo tanto influencia- y San Jerónimo. Nació hacia el año 339 en Tréveris, donde su padre era prefecto de las Galias. Tras la muerte prematura del padre su familia se trasladó a Roma, donde el joven Ambrosio recibió una educación esmerada llegando a ser jurista y ejerciendo la abogacía. Hacia el 370 fue nombrado gobernador de las provincias de Liguria y Emilia, con residencia en Milán. Pocos días después de su bautismo en diciembre del 374 -a la muerte de Auxencio, obispo arriano de Milán-, Ambrosio fue elegido por el pueblo para ocupar la sede episcopal milanesa, en la que permanecería hasta su muerte ocurrida en diciembre del 397. Al frente de la Iglesia de Milán, Ambrosio se manifestó enseguida niceno, como lo era su propia familia, y se opuso fuertemente al arrianismo. Tenía el genio latino del derecho y del gobierno, junto a la sabiduría práctica del pastor y la espiritualidad del místico. Tuvo gran influencia en los asuntos políticos del Imperio. Sus obras son numerosas: exegéticas, morales, ascéticas, dogmáticas y varias. Fue el gran doctor de la virginidad, verdadero Padre de los pobres y de los perseguidos, con desprendimiento generoso no sólo de sus propios bienes, sino, también, cuando lo consideró necesario, de los tesoros de la Iglesia. En suma, fue un obispo de cuerpo entero, un "hombre de Iglesia".

Sinopsis

Desde el primer momento de su tarea episcopal, san Ambrosio fue consciente de la importancia de la exégesis escriturística en el desempeño de su cargo pastoral. No en vano sus primeras obras se dedican a comentar escenas del libro del Génesis. Luego, a lo largo de los años tuvo que dedicar su atención de pastor y su producción literaria a otros temas perentorios, como los cuatro discursos de consolación ante la muerte de diferentes personajes de su entorno o la explicación del símbolo niceno de la fe y de los sacramentos cristianos.

 

Al final de su vida, se vuelve de nuevo a la sagrada Escritura, concretamente al libro de los Salmos. En su afán de pastor ha valorado siempre la Sagrada Escritura como el camino que hace posible un encuentro personal del alma con Dios: no solo a pocos que se encuentran en la cima de las virtudes o a la altura de experiencias místicas, sino a todos los creyentes, porque cada hombre es capaz de encontrar a Cristo en la lectura de los textos sagrados, en sus milagros y en sus palabras.

Él personalmente se enfrenta a la palabra revelada con suma reverencia, porque desea participar en su infinitud y su inescrutabilidad, considerando que la Revelación es amplia como el mar en el que desembocan todos los ríos de la sabiduría y el conocimiento.

 

 

El comentario del obispo de Milán al Salmo CXVIII que se ofrece en estas páginas es traducido al castellano por primera vez.



Los clientes que compraron este libro tambien compraron


ciudad nueva
nuova global

Contacto y distribución

Quiénes somos
Contacto
Distribuidores

facebook twitter instagram youtube

info@ciudadnueva.es

Suscríbase a nuestro boletín

Información

Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
Condiciones de compra y devolución


@2022 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados