logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Hacia la fuente de la luz

Eduardo Ortubia

Segunda etapa del viaje de la presidenta de los Focolares por Asia.
En su reciente viaje por tierras asiáticas, María Emmaus Voce, actual presidenta del Movimiento de los Focolares, visitó Japón y Tailandia, donde llevó a cabo una intensa labor de diálogo con el mundo budista. Rissho Kosei-kai En diciembre de 1981, Chiara Lubich viajó a Tokio por primera vez para compartir su experiencia espiritual cristiana con unos diez mil laicos budistas de la asociación Rissho Kosei-kai. Fue el comienzo de un diálogo y de una colaboración que a lo largo de los años ha llevado a muchos fieles de ambas religiones a sentir un profundo aprecio recíproco. Desde el principio, Chiara Lubich comprendió que más allá de las diferencias de religión, nacionalidad y cultura, las sorprendentes similitudes que presentan ambos movimientos no eran el resultado de un esfuerzo o de un proyecto humano, «sino obra sobrenatural de Dios para un objetivo que Él ha pensado y que nosotros no conocemos del todo». A mediados de enero pasado, María Emmaus Voce quiso afirmar con los hechos que el diálogo interreligioso sigue siendo una de las prioridades del Movimiento de los Focolares. Por este motivo, aceptó con gran alegría la invitación de Nichiko Niwano, actual presidente de la Rissho Kosei-kai, a dirigir la palabra a varios miles de miembros de esta asociación budista. «Estoy profundamente emocionada –confesó– por encontrarme aquí, en esta Aula Sacra en la que Chiara Lubich habló en 1981. Me siento acompañada por el espíritu de nuestros dos grandes fundadores, Chiara Lubich y Nikkyo Niwano, que tan fuertemente desearon que existiera un vínculo fraterno entre nuestras dos asociaciones». En su intervención, María Emmaus Voce recordó el mensaje del actual presidente Niwano con ocasión del primer aniversario de la muerte de Chiara: «Deseo que los vínculos que se han establecido entre el Movimiento de los Focolares y la Rissho Kosei-kai sigan fortaleciéndose y nos guíen conjuntamente por el camino de la verdad». «Comparto plenamente estas palabras –continuó Emmaus–. La salvación del mundo de mañana depende de personas que le infundan una corriente de amor, de un amor no limitado sino universal. Éste es un camino que ya estamos recorriendo juntos, alentándonos recíprocamente. Esto nos lleva a una continua conversión del corazón y nos hace más conscientes de que cuanto más se ama al hombre, más se conoce a Dios». Los distintos encuentros en Tokio con la familia Niwano y sus más directos colaboradores, con los varios miles de fieles budistas en el Aula Sacra y con un numeroso grupo de dirigentes de la sección juvenil de la Rissho Kosei-kai han afianzado la amistad y han servido de estímulo para proseguir «en esa peregrinación común –palabras de Benedicto XVI– hacia la fuente de la luz (…) que es el diálogo interreligioso». Simposio budista-cristiano El 1 de febrero se inauguró en Chiang Mai (Tailandia) el 4º simposio budista-cristiano promovido por el Movimiento de los Focolares y sus interlocutores en este diálogo, pertenecientes tanto a la corriente Mahayana del budismo, practicada principalmente en China, Corea, Japón, Vietnam y Taiwán, como a la corriente Theravada, practicada principalmente en Tailandia, Laos, Camboya, Myanmar (antigua Birmania) y Sri Lanka. Durante la ceremonia de apertura, el abad del monasterio que albergaba el simposio, Phra Thammankalajarn (Ajahn Tohng Sirimankalo), quiso compartir con los más de 200 delegados su vivo recuerdo de los varios encuentros que a lo largo de los años tuvo con Chiara Lubich, iniciadora de estos simposios: «Todo lo que he aprendido de Chiara permanece grabado en mi corazón y en mi mente». En su alocución inicial, Nichiko Niwano, actual presidente de la Rissho Kosei-kai, manifestó un profundo deseo: «En italiano, “focolar” significa hogar (…). Nosotros de la Rissho Kosei-kai también queremos ser un “focolar” para que la gente pueda percibir el verdadero calor, la verdadera vitalidad». En una clara referencia al título elegido para este 4º simposio –Dharma, compasión y ágape en el mundo contemporáneo. La respuesta de las religiones a los retos del mundo globalizado–, el nuncio apostólico en Tailandia, Mons. Salvatore Pennacchio, indicó la característica principal del simposio: «Encontrar una base común, compartiendo en un espíritu de comunión fraterna valiosas experiencias en el contexto de los retos del mundo globalizado». La convivencia armoniosa entre personas y grupos religiosos y étnicos distintos, y el bien de la sociedad son algunos de los retos a los que aludieron en sus respectivos discursos el subsecretario del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, el vicerrector de la universidad budista de Bangkok, el director de la oficina para las relaciones con las religiones y las culturas del Consejo Mundial de las Iglesias de Ginebra, y el presidente del consejo interreligioso local. Los trabajos del simposio se desarrollaron en cuatro días alrededor de varios temas, cada uno de ellos tratado en tres momentos distintos por los Focolares y por los budistas de tradición Mahayana y Theravada respectivamente. En su intervención del tercer día, dedicado al tema del sufrimiento del hombre contemporáneo, María Emmaus Voce habló sobre Jesús crucificado y abandonado, del cual afirmó: «En la “noche” que envuelve a la humanidad que hoy sufre, Jesús abandonado es la estrella en el camino. Él nos da el valor y la luz para intervenir en todas las situaciones». Haciéndose eco del discurso de Emmaus, el monje budista tailandés Phra Maha Thongrattana Thaworn, conocido en el ámbito de los Focolares como Luce Ardente (luz ardiente) –nombre que le dio Chiara Lubich misma cuando intuyó su personalidad–, reconoció: «Yo no entendía nada del cristianismo y me daba miedo entrar en una iglesia sólo de pensar en esa figura crucificada. Mamá Chiara me la hizo comprender cuando me indicó que la cruz es la medida del amor de Jesús». El cuarto día se dedicó a reflexionar sobre la economía mundial y las causas de fondo de la crisis actual. En el curso de las reflexiones, se manifestó con fuerza la convicción de que es necesario influir en la economía con conceptos y valores alternativos a los del capitalismo exasperado y al consumismo. En este contexto, la experiencia de Bangko Kabayan, una caja rural de ahorros filipina, fue escuchada con gran interés por los participantes en el simposio. Con el deseo de ayudar a los sectores más necesitados de la sociedad a salir de su pobreza e inspirándose en el proyecto de Economía de Comunión promovido por los Focolares, Bangko Kabayan se ha especializado en el microcrédito y desde el 2001 hasta hoy ha concedido micropréstamos por valor de 18 millones de euros. Al final del simposio, María Emmaus Voce fue invitada a hablar a un escogido grupo de unos cien jóvenes monjes, estudiantes de la universidad budista más importante del norte de Tailandia.


  SÏGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas