logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Las nuevas etapas del ecumenismo

Pablo Lóriga

Una serie de encuentros e iniciativas constituyen pasos importantes en el camino hacia el acercamiento dentro de la cristiandad.
¿Invierno o primavera? La metáfora de las estaciones no se presta para resumir el estado actual del ecumenismo, dada la variedad de caminos abiertos y de progresos realizados. De todas formas, si queremos seguir con las estaciones, podemos decir que durante el pasado otoño ocurrieron hechos muy interesantes para la unidad de la cristiandad. A mediados de octubre se reunió en Chipre la comisión internacional mixta para el diálogo teológico entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa. A finales de octubre se celebró en Augsburgo (Alemania) el décimo aniversario de la Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación, que firmaron la Federación Luterana Mundial y la Iglesia Católica. Con ocasión de esta celebración, María Emmaus Voce, presidenta de los Focolares, se reunió en Alemania con responsables de movimientos y asociaciones de varias Iglesias y comunidades con las cuales se inició un camino muy prometedor hace diez años. Por último, la relevante iniciativa de Benedicto XVI, a principios de noviembre, al publicar una constitución apostólica para los anglicanos que entran en la Iglesia Católica. El paso de fieles de una Iglesia a otra no es un acto ecuménico, por el contrario, puede perjudicar, cuando no bloquear, el proceso. Sin embargo, el arzobispo católico de Westminster, Vincent G. Nichols, y el primado de la Iglesia anglicana, Rowan Williams, emitieron un comunicado en el que afirman que dicha constitución apostólica es consecuencia del diálogo ecuménico entre la Iglesia Católica y la Comunión Anglicana. Nos alegra poner de relieve esta serie de hechos que se han producido en poco tiempo, más cuando últimamente el panorama ecuménico no parecía iluminado por el optimismo, ya que las Iglesias tendían más a resaltar sus diferencias respecto a las demás. Ahora bien, esa mayor conciencia de sí mismas también puede constituir la base para un nuevo diálogo. Eso sí, está creciendo la necesidad de definir y adoptar una auténtica “espiritualidad ecuménica”, de la que ya se habló en Graz (Austria) en 1997 durante la Asamblea Ecuménica Europea. Pero la novedad más importante es que las cuestiones teológicas han pasado a un segundo plano respecto de los problemas éticos. La ordenación de pastores y obispos homosexuales activos y la celebración de matrimonios entre personas del mismo sexo han provocado graves enfrentamientos en varias Iglesias (la luterana y la anglicana entre ellas) hasta producir divisiones. Por otro lado, hay que señalar un acercamiento entre la Iglesia Católica y otras Iglesias hasta ahora reacias al diálogo ecuménico. Este acercamiento es debido a que van descubriendo afinidades en cuestiones de moral. Un ejemplo de esto es la Iglesia Ortodoxa rusa.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas