logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Bocetos de convivencia social

Dolores Redondo

Construir una ciudad donde se apliquen sus ideas, éste es el sueño de muchos pensadores y hombres de acción, depositarios de una gran filosofía o una rica espiritualidad. También era un sueño de Chiara Lubich que, con el paso del tiempo, se está convirtiendo en realidad.
Actualmente existen 35 ciudadelas o “Mariápolis permanentes” repartidas por los cinco continentes, con diferente nivel de desarrollo. Se presentan como pequeñas pero auténticas ciudades modernas, con casas, comercios, lugares de encuentro, centros de arte, talleres de distinta índole, pequeñas empresas que contribuyen al sustento de sus habitantes, su iglesia, sus escuelas de vida y de espiritualidad. Estas ciudadelas, por el estilo de vida que proponen, pueden ofrecer una luz nueva para la convivencia en las grandes ciudades. Son, de hecho, bocetos de una convivencia social nueva, cuya ley es el amor recíproco, ley del Evangelio, y como consecuencia, comparten plenamente todas las riquezas culturales, espirituales y materiales. Gracias a esta vida que se comunica, su difusión en el mundo ha sido y es constante: reciben cada año decenas de miles de visitantes. Loppiano, la primera en nacer, ha recibido distintos apelativos: “ciudad del evangelio” “ciudad de jóvenes”... La ciudadela de Loppiano, hoy llamada “Mariápolis Renata”, con más de 50 años de existencia, cuenta ya con un centro universitario, el Instituto Universitario Sophia, en el que se imparten cursos de postgrado en diversas disciplinas, encaminados a favorecer y difundir la cultura de la unidad que emana del carisma que inspira al Movimiento de los Focolares. Y cuenta también con un polo empresarial, imagen viva de la Economía de Comunión. Es, sin duda, la más internacional de las ciudadelas existentes, por el número y la procedencia de sus habitantes. Otras ciudadelas se han desarrollado con otros matices, como la de Ottmaring, en Alemania, con una vocación claramente ecuménica, o la de Fontem en África, que ofrece una viva imagen de inculturación. Hay otras que ofrecen respuestas concretas a los problemas sociales, basándose en la comunión, como la “Mariápolis Ginetta”, en Brasil… Y así podríamos ir enumerando todas las que existen en el mundo. En la Península Ibérica, la primera nació en Castell d’Aro (Girona) en el año 1989, fruto de la donación de unas casas que las hermanas Oliver hicieron al Movimiento para que allí hubiese un lugar donde dar testimonio de la vida del evangelio. Esta ciudadela “Loreto” presta su servicio a un amplio territorio del nordeste de España.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas