logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Editorial



Acordarse de Irak

Acordarse de Irak Los cristianos de Irak, que también los hay, sufren persecución y por eso se van del país. El obispo caldeo de Bagdad, Mons. Warduni, se aloja en la iglesia del Sagrado Corazón de María, que está enfrente de la sede de un partido chií "amigo" y rodeada de familias suníes que siempre han defendido a "los hermanos cristianos". Cuando sale, lo hace siempre sin escolta: «¿Por qué poner en peligro la vida de gente inocente? Antes de salir, encomiendo mi protección a Jesús y María». La situación es desastrosa y no se ve el final del túnel. «Cada día es peor que ayer. Muchos cristianos ya se habían ido de Bagdad, pero después de que cerraran las escuelas, han emigrado varios miles, porque aquí corren peligro de morir, de que los rapten o les roben», dice Warduni. También en el norte del país las comunidades cristianas están amenazadas y secuestran a los sacerdotes. Poca gente se atreve a ir a misa.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas