logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Ley de Extranjería / Dinero fácil




Ley de Extranjería Ya tenemos una nueva versión de la Ley de Extranjería. Y dicen los entendidos que se parece mucho a la italiana, o sea, más restrictiva que la de antes. De hecho, las organizaciones que se preocupan por los inmigrantes han puesto el grito en el cielo porque dicen que lesiona gravemente los derechos de los extranjeros y perjudica la convivencia social. Como el tema me interesa, he seguido de cerca la noticia, y tengo la impresión de que a partir de ahora veremos la inmigración como un problema sobre todo policial, es decir, tenderemos a criminalizar a los extranjeros y a denigrar su situación. Porque, claro, será de ley. Nos acostumbraremos a que esta gente tenga periodos de reclusión en los Centros de Internamiento de 60 días, y que su reagrupación familiar sea más lenta, y que el acceso a la educación les cueste más... La aprobación de la reforma de esta Ley (17 de septiembre) me lleva a pensar en el difícil encaje de bolillos que supone entrelazar las prioridades de una escala de valores con las contingencias de los hechos cotidianos. Mafalda diría: «lo urgente le roba el tiempo a lo importante». Y también me preocupa (y hasta escandaliza) que a las puertas de una iglesia se puedan oír comentarios denigrantes sobre unas personas que se han visto obligadas a dejar su tierra. No sé; es contradictorio que mientras circula el lema «fui extranjero y me acogisteis» (prioridad), mucha gente diga «que se vuelvan por donde han venido» (contingencia). Ahí está: como no podemos atenderlos como Dios manda, que no vengan, y así nos quitamos un problema moral... y también legal, porque si llegan a sospechar que estás ayudando a una de esta personas, te pueden acusar de infracción grave (con multa).

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas