logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




Ki-Zerbo, la otra África




pdf
La última reunión del G8, que tuvo lugar en la pequeña ciudad alemana de Heiligendamm a principios de junio, terminó con las habituales manifestaciones de protesta por parte de los grupos antisistema y las declaraciones oficiales de buenos propósitos. África ocupó el centro de atención, pero algunos líderes africanos invitados a la reunión se mostraron escépticos, y con razón, porque ya han visto incumplidas muchas promesas de ayuda. Poco podemos hacer los ciudadanos de a pie por cambiar el curso de los acontecimientos, pero al menos podríamos estar mejor enterados... En este caso, sobre África y los africanos. El nombre de Joseph Ki-Zerbo probablemente nos diga poco, sin embargo para los africanos significa la memoria de todo un continente. Falleció en diciembre pasado y con él se ha perdido al historiador africano más importante. Con sus libros se han formado generaciones enteras. Intelectual y político de fama internacional, nació en 1922 en Alto Volta (hoy Burkina Faso), estudió en las escuelas de los misioneros católicos, luego en Dakar y por último en París, donde se codeaba con otros intelectuales africanos. En 1957 volvió a África y fundó el movimiento de liberación nacional de su país. El mejor legado de Ki-Zerbo es sin duda su labor de historiador. Su obra más importante, Historia del África negra (hay una edición de 1979 en castellano, en dos volúmenes, que publicó Alianza Editorial), fue un encargo de la UNESCO, y en ella supo ir más allá de cierta discriminación racial muy común en la cultura europea del momento. Dice Ki-Zerbo que África había alcanzado un elevado grado de desarrollo social, político y cultural antes de su declive, en buena parte ocasionado por el colonialismo y la trata de esclavos. Ki-Zerbo nos da a conocer otra África, con sus reinos, reyes y reinas, con su arte refinado, con una sociedad hospitalaria, armoniosa, rica en valores y entretejida de relaciones humanas, donde los ancianos son depositarios de saber y donde la familia ampliada y el poblado son los ámbitos que protegen a sus miembros. Pero no es un nostálgico del pasado. Tras la independencia, Ki-Zerbo abandera un nuevo concepto de desarrollo, el desarrollo endógeno, que para ser eficaz requiere la unidad de toda África: «Un África unida asusta a todos. Pero no queremos más poder para dominar, sino para ser libres e independientes de verdad». Sólo un África unida podrá combatir el hambre, crear un mercado interno, distribuir la producción y favorecer el intercambio de ciencia y tecnología. Alguien ha dicho que el nombre de Ki-Zerbo es para muchos africanos una forma de ir a las fuentes de la identidad africana para ver en su pasado un recurso de futuro. Para las nuevas generaciones, la herencia de este gran historiador es sin duda un punto de referencia obligado.



  SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas