logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

El Papa en Tierra Santa: El calvario, el muro, el memorial

Michele Zanzucchi desde Jerusalén

Un viaje difícil a una región donde todo el mundo sufre: israelíes y palestinos, judíos, musulmanes y cristianos. Pero su función como “pontífice” es construir puentes.
La visita a Tierra Santa era «altamente peligrosa, casi imposible de organizar con un mínimo margen de tranquilidad», según el nuncio, mons. Antonio Franco, pero Benedicto XVI se sometió a ella. De hecho ha habido golpes de escena, caza de declaraciones, polémicas entre discurso y discurso, e imágenes que harán época. En esta encrucijada inigualable de culturas, religiones y pueblos que es Jerusalén y su región circundante, cualquier hecho y cualquier palabra cobran un perfume, un sonido, un color, un gusto y una consistencia únicos. Al dejar Tel Aviv, al final del largo viaje, el Papa recordó las «fructíferas conversaciones con las autoridades civiles de Israel y de los Territorios Palestinos», los encuentros con católicos, con cristianos y con exponentes de otras religiones. Y creo que toda la visita hay que entenderla desde esos tres puntos de vista. Cristianos como Marlene Marlene Rock, una mujer de una pieza, es maestra y está casada con Hannah, huido en 1948 de Ein Karem, el lugar de la Visitación. Tienen cuatro hijos y viven en una casa modesta pero decorosa: la salita es como un patio con puertas y escaleras a la vista. Cuadros de la Virgen, de San Jorge y de la última cena y un calentador en un rincón.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas