logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Manos Unidas: 50 años sensibilizando

Javier Rubio

Manos Unidas celebra su 50º aniversario con exposiciones fotográficas.
El 2 de julio de 1955, en respuesta a un llamamiento de la FAO, un puñado de mujeres de distintos países, reunidas en Roma y pertenecientes a la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC), declaró la guerra al hambre en el mundo. De aquella reunión emanó un manifiesto que insistía en que, si la conciencia mundial reaccionaba, el hambre desaparecería al cabo de unas generaciones, y sólo veían un obstáculo: no creer que la victoria es posible. Cuatro años después, otro grupo de mujeres de la Acción Católica Española impulsaron en Madrid la primera campaña contra el hambre. Ese fue el embrión de lo que hoy conocemos como «Manos Unidas-Campaña contra el hambre», una ONG con delegaciones en todas las diócesis. El objetivo de esta asociación es concienciar a la sociedad de la pobreza, la marginación y la exclusión social en que viven millones de personas en el mundo, y además interviene en lugares determinados con proyectos de desarrollo cuyos protagonistas son las propias personas ayudadas. Durante estos cincuenta años, más de 250 millones de personas se han beneficiado de la ayuda de gente que ha confiado en el trabajo de Manos Unidas. «Su actitud nos enseña –ha dicho Atilano Rodríguez, obispo de Ciudad Rodrigo– que es necesario mirar siempre más allá de nuestras fronteras y que (…) la solidaridad y el amor no pueden reducirse a un sentimentalismo estéril y pasajero». Manos Unidas está celebrando este cincuentenario suyo con una serie de exposiciones cuyo denominador común sigue siendo el de la sensibilización. En estos primeros meses se han podido ver exposiciones sobre los “50 años de Manos Unidas” en la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca, en la sala de exposiciones La Ermitilla de Quintanar de la Orden (Toledo), en el Centro Cultural del Matadero de Huesca, en el palacio de Las Bezaras de Logroño, en el centro Joaquín Roncal de la CAI en Zaragoza, y en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación de la Universidad CEU San Pablo de Madrid. En general se trata de una colección de fotografías que reflejan la cruda realidad de los países sumidos en el subdesarrollo, un recorrido por los centros donde esta ONG realiza su labor humanitaria, y unos paneles que detallan sus objetivos. En la inauguración de la muestra de Logroño, Juan José Omella, obispo de Logroño y Calahorra-La Calzada y consiliario de Manos Unidas, puntualizó que la Iglesia cuenta con dos organizaciones de ayuda, Cáritas y Manos Unidas. La primera atiende a los más pobres de nuestro país y la segunda se dedica al Tercer Mundo. Recordó que en la primera campaña de sensibilización, en 1960, se recaudaron 500.000 pesetas, y la de 2007 llegó a 10.500 euros. La mayor parte del dinero procede del ámbito privado (24% de colectas, del 3% al 4% de colegios, 14% de socios y herencias) y el 20% del sector público. Manos Unidas le ha ganado algunas batallas al hambre, pero aún hay muchos millones de personas que atender en el mundo. Por eso sigue sensibilizando.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas