logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Ser células vivas

Fabio Ciardi y Gabriella Fallacara


«En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os tenéis amor los unos a los otros» (Jn 13,35) Jesús está sentado a la mesa con sus amigos. Es la última cena antes de dejar este mundo, el momento más solemne para entregar su última voluntad, casi un testamento: «Como yo os he amado así os améis también vosotros los unos a los otros»[1]. Ésta será a lo largo de los siglos la característica que permitirá identificar a los discípulos de Jesús: ¡en esto todos los conocerán! Así fue desde el principio. La primera comunidad de creyentes de Jerusalén gozaba de la estima y la simpatía de todo el pueblo precisamente por su unidad[2], hasta tal punto que cada día se unían a ella nuevas personas[3].

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas