logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Hipersensibilidad, ¿ventaja o desventaja?

Ángela Mammana

Este aspecto de la personalidad suele ser motivo de burla, pero para quien lo posee puede representar una oportunidad.


Ale se siente abrumada cada vez que se produce una variación en el ambiente donde vive: «Cualquier cosa que ocurra –dice– me afecta emotivamente». Ludi no soporta los sonidos demasiado fuertes y le gusta estar en su mundo artístico y colorido: «Necesito estar sola para pintar y dibujar», explica. Jorge tiene dificultades para gestionar las sensaciones intensas que experimenta: «Me siento como si estuviera en una montaña rusa –me cuenta– y lloro con frecuencia, incluso cuando veo una serie en la tele». Hay personas que llegan a desarrollar una sensibilidad muy especial.
La comunidad científica todavía está discutiendo sobre la cuestión de la hipersensibilidad, por ello aún no se ha llegado a definirla como un rasgo de personalidad y las opiniones al respecto son muy contrastantes. Algunos la consideran un rasgo de personalidad de importancia básica, mientras que otros la contemplan como un concepto vacío, sin una base empírica. Hipersensible es un término muy en boga hoy. Todos habremos visto alguna vez, ya sea en nosotros mismos o en nuestros amigos y familiares, la tendencia a experimentar emociones intensas, llegando incluso a una sensibilidad casi extrema. Es una característica de aquellas personas que reaccionan a los estímulos ambientales de una forma mucho más intensa que otras, con respuestas emotivas más fuertes y vivas. Esa reactividad elevada se manifiesta tanto en el registro sensorial como en el emocional. En casos especiales puede incluso conectarse a cuadros sintomatológicos e incluso a algún trastorno. Puede ocurrir que ciertos detalles que dejarían indiferente a la mayoría de las personas afecten profundamente a un individuo con una marcada sensibilidad. A veces incluso una broma en público puede llegar a desencadenar una serie de emociones difíciles de gestionar. 
Algunos estudios han formulado la hipótesis de que la hipersensibilidad se compone de varios factores interrelacionados. Se han individualizado tres grandes áreas que la caracterizan. A la primera se la denomina overflow (desbordamiento) emotivo; la segunda área se encuentra en un umbral perceptivo reducido y la tercera área está dada por la sensibilidad estética.
El overflow emotivo básicamente se caracteriza por la percepción de emociones intensas, la dificultad de controlar las sensaciones y los altibajos en el humor. El umbral perceptivo bajo se define por una fuerte sensibilidad a los sonidos, las luces, los olores y el contacto físico, así como una reactividad elevada a los estímulos y la sensación de fastidio en los ambientes ruidosos o con demasiados estímulos. En cambio la sensibilidad estética es esa propensión artística que muchas personas sienten debido a su pasión por la belleza; se experimenta una afinidad muy desarrollada con las obras de arte.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova