logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

¡Sigue atreviéndote a cuidar!

Mª Teresa Ausín

Cada día es una nueva oportunidad de convertir el mundo en un lugar de paz, más fraterno y unido. 


pdf
Por eso, desde el Proyecto Mundo Unido, con el lema Dare to Care (atreverse a cuidar), siguen dándonos a conocer ejemplos concretos de fraternidad a lo largo y ancho de todo el mundo. Iniciativas en función de las necesidades de cada territorio y en las que se involucra a todos, sin límite de edad, credo u origen social. Ejemplo de ello son estas tres experiencias que nos llegan desde: 
 

Vancouver, Canadá

«Todo empezó con un pequeño proyecto para la Navidad de 2018. Yo y mi hermana menor, Renai, tuvimos la idea de donar algo a las personas sin techo de nuestro barrio. Queríamos ofrecer un simple gesto de amor, convencidas de que podía ser suficiente para hacer especial el día de esas personas. Junto con otros 60 estudiantes de secundaria preparamos más de cien “kit para el cuidado”, que contenían productos para la higiene personal, bufandas, gorros, guantes, etc. Y al ver el entusiasmo de los jóvenes y su deseo de seguir ayudando a los más vulnerables de nuestra comunidad, entendimos que no teníamos que esperar hasta la Navidad de 2019: podíamos donar todo el año. Y decidimos empezar a hacer algo cada mes. 
En febrero, por ejemplo, preparamos las tarjetas de san Valentín para los ancianos de varias residencias y distribuimos los kits para el cuidado a algunas familias de refugiados, entre otras actividades. Con la pandemia, pasamos a la modalidad puerta a puerta. Mi hermana y yo recogimos donaciones para las organizaciones que las necesitaban. Incluso en tiempos de pandemia, la participación de los jóvenes, deseosos de ofrecerse como voluntarios y encontrar formas para servir a la comunidad, ha sido impresionante. Después de un tiempo, decidimos usar la camioneta de doce plazas de nuestra familia para transportar los regalos, los materiales y a los voluntarios. Lo hemos llamado “la camioneta del dar” (The Giving Truck). Desde entonces, The Giving Truck se ha convertido en un movimiento: ahora ponemos en contacto a otros jóvenes con las distintas organizaciones locales que buscan voluntarios y nuestra misión continúa creciendo: tratamos de hacer nuestra parte para servir a los más necesitados».
 

Melbourne, Australia 

Otro ejemplo sería el de Christian, de Melbourne, que se propuso contribuir a la preservación de la naturaleza en su territorio y, junto con otros jóvenes, fue a un vivero de plantas autóctonas administrado por la comunidad local, para ayudarlos a plantar vegetación nativa y cultivar el ecosistema natural: «Preparamos una gran área de 100 metros cuadrados para la siembra de 200 especies nativas que serán plantadas en esta zona. Separamos después distintas matas que crecieron demasiado: ¡A partir de 16 helechos, hicimos 96 macetas!»
 

…Y en España 

No hay que ir tan lejos para poner en práctica el lema Atreverse a cuidar. Muestra de ello es la experiencia de la organización Música en Vena, cuyo objetivo es aliviar con la música el sufrimiento de las personas hospitalizadas. Recientemente han decidido acercarse a las residencias de mayores y están llamando a intérpretes que quieran colaborar. Natalia, una joven de Madrid, supo que buscaban músicos y se ofreció a preparar un recital con sus hermanos. Ella toca el piano y sus hermanos Álvaro y Cristina el violín y la flauta. Estuvieron varias semanas buscando las canciones perfectas para los más mayores, aquellas que evocasen sus años mozos, y ha tenido que estudiarlas porque casi todas les eran desconocidas. Pero el esfuerzo ha merecido la pena. Cuenta Natalia: «El rato ha sido precioso. El personal de la residencia y los familiares que acompañaban a los abuelos han disfrutado de la fiesta tanto como los ancianos. Han cantado, bailado... Algunos estaban serios al principio, pero todos han terminado con una sonrisa en los labios. Tenían reacciones de lo más variadas: desde el que cantaba todas las canciones por lo bajini hasta los que daban palmas de emoción; uno salió a bailar con bastón y otro se levantó a empujar la silla de ruedas de una mujer (quizás su mujer) para que lo viera más de cerca. Al acabar, se me acercó una mujer a darnos las gracias, su padre tenía la cabeza caída y parecía inconsciente, pero ella diijo que hacía mucho tiempo que no lo veía tan feliz y que habían sufrido mucho por la restricción de visitas. También se acercó una de las encargadas para darnos las gracias por sacarles de su monotonía y porque, a diferencia de otros artistas que se limitan a interpretar “su repertorio”, nosotros habíamos elegido canciones para hacerles felices, aunque fuera durante un rato. De eso se trataba, de hacernos uno con el que tenemos delante, tratando de buscar su felicidad en vez de los aplausos o la perfección» [en las siguientes páginas Cristina cuenta su vivencia].
Estas son solo tres experiencias concretas de las muchas a las que se han comprometido y llevan realizando jóvenes de todo el globo desde la Semana Mundo Unido 2021, con el fin demostrar su compromiso en el cuidado del medio ambiente y de las personas. Pero la campaña Dare to Care no solo actúa, también educa y forma, para darle un fundamento a nuestras acciones. Por eso, el próximo trimestre, todo el que quiera podrá participar de cuatro webinars de una hora para profundizar en la cultura de la accesibilidad e intercambiar experiencias. Serán a las 21:00 y se podrá participar a través de Zoom o verlo en Youtube. Esta es otra forma de participar en la campaña además de, por supuesto, compartiendo cualquier experiencia en las redes con el hashtag #daretocare. ¡Atreveos a cuidar!




  SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas