logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Pequeñas acciones con grandes consecuencias

Jesús García

Más allá del aula, los contenidos, el método o la técnica, lo que realmente educa y crea transformaciones intelectuales, actitudinales o emocionales es el conjunto de pequeñas situaciones cotidianas. 


Educamos desde el intercambio cotidiano entre personas. Hace poco encontré esta afirmación en un artículo escrito hace más de 15 años; pero en las circunstancias que vivimos me parece de una gran actualidad y creo que adquiere nuevos significados.
 
No estar atentos a pequeñas acciones como mantener la distancia, usar mascarilla, lavarse las manos y evitar aglomeraciones puede traer graves consecuencias. Las dábamos por descontadas o, quizás guiados por una sensación de seguridad, no se contemplaban. Y mucho menos ocupaban el quehacer educativo. Preocupados (al menos en nuestros ambientes desarrollados) por resultados, competencias y actividades, quizás habíamos dejado de comprender que las pequeñas realidades de la vida cotidiana encierran una enorme fuente de educación. Sin generalizar, tengo la impresión de que había acciones que no eran motivo de reflexiones, diseños o análisis pedagógicos y, mucho menos, causa de trabajos curriculares u objeto de evaluación. Saludarnos por la mañana, recoger un papel del suelo, afrontar la diversión del fin de semana, evitar molestar a los vecinos, aprender a mirarnos para escucharnos o aprender a despedirnos de los alumnos… son circunstancias que tenemos a mano pero –no siempre– eran el objeto prioritario de nuestro quehacer educativo.
 

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas