logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

LIBROS

Aberlardo Velasco; Juan Zumeta

LAS MÁSCARAS DEL HÉROE; YO FUI MASÓN
LAS MÁSCARAS DEL HÉROE. Juan Manuel de Prada. Ed. Seix Barral, Madrid, 2008. Prólogo de Pere Ginferrer. 573 págs. La segunda novela de Juan Manuel de Prada trata sobre la bohemia madrileña de principios del siglo XX; sus protagonistas son fracasados de la literatura, marginados de la sociedad. Es la historia, sobre todo, de Fernando Novales y de Pedro Luis de Gálvez. El primero es una persona que, desde su más tierna infancia, carece de escrúpulos, lo que conlleva una vida agitada y ruin, desde el principio hasta el fin. Gálvez es un bohemio, fracasado, truhán y vividor que, como Novales, pasa su existencia dando sablazos a unos y otros, utilizando a veces estratagemas trágicas, como llevar el cadáver de su hijo recién nacido envuelto en periódicos, para mover el corazón de sus contemporáneos. Las historias de ambos personajes se entremezclan con las de otros, muy conocidos, como Buñuel, Dalí, García Lorca, Pío Baroja, Ramón Gómez de la Serna, César Ruano, José Antonio Primo de Rivera..., subrayando el lado más oscuro de todos ellos. El desarrollo de la trama de esta novela hace referencia a situaciones que sobrecogen, desabridas, morbosas, de exagerada crueldad y dramatismo, que en ocasiones hacen su lectura francamente dura. Ambientes poco recomendables son narrados sin recato alguno; situaciones marginales se exponen sin concesiones ni pudor, pormenorizando hasta en los más mínimos detalles y recreándose en relatos ya de por sí truculentos. Relata, asimismo, y con cierta reiteración, situaciones eróticas que podría haberse ahorrado, sin menoscabo del resultado último. Se trata, pues, de una obra de literatura negra, yo diría negrísima, de este autor cuya capacidad narrativa, por otro lado, es incuestionable. No en vano fue galardonada esta novela con el Premio Ojo Crítico de Narrativa de RNE. Aberlardo Velasco YO FUI MASÓN. Maurice Caillet. Ed. Libroslibres, Madrid, 2008. 188 págs. Éste es un libro novedoso dentro de la bibliografía española. El autor, un médico francés educado en un ambiente ateo, fue miembro del Partido Socialista Francés y promotor del aborto aun antes de ser legalizado. Ingresó en la masonería y alcanzó la responsabilidad de venerable de la logia y el grado 18. En este libro describe los ritos iniciáticos de la secta, sus reuniones, sus normas de funcionamiento interno y su influencia y objetivos en la vida política del país. Con motivo de la enfermedad de su segunda mujer, acudió con ella al santuario de Lourdes. Y mientras ella se sumergía en la piscina, buscando curarse, él fue a la cripta de la iglesia, donde se estaba celebrando la misa. Ahí empezó su proceso de conversión. Como consecuencia de este proceso, recibió el bautismo. No dejó la masonería, pues consideró que su fe cristiana no era incompatible con su condición de masón. Pero la actitud negativa de sus colegas masones ante sus opiniones sobre la figura de Jesús le impulsó a no seguir participando en las actividades de la logia, hasta que dimitió. El último capítulo lo dedica a completar la información sobre la masonería, haciendo un esbozo sobre su historia. Se detiene también en su estructura actual en Francia, aunque advierte que existen obediencias diferentes. Señala como actitudes características de la masonería el “naturalismo” y el “relativismo moral”, y como base de su pensamiento el “deísmo racionalista” que adoptaron los pensadores de la Ilustración, opuesto al “teísmo” propio de las religiones monoteístas. La primera condena pontificia de la masonería, cuya pena era la excomunión, data del año 1738, del papa Clemente XII. El Código de Derecho Canónico de 1917, promulgado por Benedicto XV, estableció que «los que den su nombre a la secta masónica o a otras asociaciones del mismo género, que maquinan contra la Iglesia o contra las potestades civiles legítimas, incurren “ipso facto” en excomunión simplemente reservada a la Sede Apostólica». En el nuevo Código de Derecho Canónico, de 1983, promulgado por Juan Pablo II, se suprime la referencia explícita a la masonería y se deja una expresión más amplia: «asociación que maquine contra la Iglesia». Tampoco se recoge la sanción con pena de excomunión “ipso facto”, sino que establece una sanción más genérica, “una pena justa”. Algunos han sostenido, apoyándose en ese cambio de penalidad y de expresión canónica, que el juicio de la Iglesia sobre la masonería había cambiado después del Concilio. A este respecto, conviene señalar que una declaración oficial de la Congregación de la Doctrina de la Fe, entonces presidida por el cardenal Ratzinger, ratificó con la aprobación de Juan Pablo II que el juicio negativo sobre la masonería no había cambiado. Resulta curioso constatar que los objetivos que el autor atribuye a la masonería en Francia coinciden con muchas actuaciones del gobierno socialista en España: libertad sexual, divorcio, contracepción, aborto, manipulación de embriones, reconocimiento de la unión civil entre homosexuales, eutanasia activa, etc. En resumen, un libro interesante, documentado y algo complicado sobre ese fenómeno universal de los tiempos modernos que es la masonería. Juan Zumeta


  SÏGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas