Apreciados lectores, clientes, amigos: cumpliendo con todas las recomendaciones y obligaciones marcadas por nuestras autoridades podemos, con todo, seguir manteniendo el servicio de venta ON LINE y envío de libros. Podría haber alguna demora respecto a los tiempos de entrega habituales pero por nuestra parte seguimos OPERATIVOS.

Estaremos disponibles para cualquier incidencia bajo la modalidad del teletrabajo, vía telefónica (horario especial de 9 a 13h), email o a través de nuestras redes sociales, para cualquier consulta que necesitéis resolver. Asimismo, os confirmamos que nuestro almacén se encuentra en funcionamiento y que, por tanto, será posible continuar con los envíos. Con estas medidas preventivas buscaremos seguir prestando nuestros servicios a nuestros clientes de la mejor manera posible.

Muchas gracias

Editorial Ciudad Nueva
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Los predilectos de Dios

Ana Moreno Marn

Renglones torcidos
Quien lo haya probado, lo sabe: engancha. El voluntariado es una de las vocaciones ms bellas que puede experimentar un joven. Pero ser voluntario no implica juventud. Sin ir ms lejos, el Banco de Alimentos en Madrid lo llevan adelante unos 90 jubilados que ofrecen sus conocimientos y fuerzas de forma altruista. Hoy en da hay voluntarios de todo tipo: desde el que pasa los domingos con unos chavales gitanos o inmigrantes en la parroquia, o los que van a visitar crceles u hospitales, pasando por aquellos que acompaan y cuidan de personas de la tercera edad o pobres o drogadictos o hurfanos, hasta los que acompaan a las madres con dificultades para que no aborten, etc. Hay tantos como necesidades presenta hoy nuestro mundo. Conviene no dejarse llevar por los prototipos: el alcohlico, el indigente, el inmigrante ilegal, el anciano... todos son candidatos, como deca Chiara Lubich, a la unidad. Y ms an, los predilectos. Paradjicamente en este mundo tantas veces cruel, ellos son los primeros y nosotros los ltimos. Mara, voluntaria en Don Orione, hogar de personas con discapacidades fsicas y mentales, siempre me repite: Ellos tienen esas discapacidades, pero nosotras tenemos otras. Y cunta razn tiene! Precisamente en Don Orione estuve hace unas semanas. La experiencia? Inolvidable. Cunta belleza y cunta alegra en un mundo tan diverso y, por cierto, tan olvidado por la sociedad. Por qu cuando los vemos apartamos la mirada, o pensamos pobrecitos, o los consideramos inferiores? Por qu nos remos de ellos, o los sealamos? Concepcin, madre de Manolo, un enano de 33 aos con cierta discapacidad mental e imposibilidad de andar totalmente recto, me deca que era un dolor para l percibir el rechazo de la gente. Vive en Don Orione desde que tena 14 aos y all es feliz, entre otras cosas porque es amado tal y como es. Hablando con l, enseguida te regala una sonrisa, te coge de la mano y te mira con ojos tan transparentes que no te puedes resistir. Es maravilloso, y su historia, realmente dura. Detrs de cada chaval se esconde una vida de sufrimiento, tanto fsico como anmico. Tambin para los padres.

Leer ms



Poltica proteccin de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados

ENLACES DE INTERS


Movimiento de los focolares

Ciutat Nuova

Economa de comunin

Red Sophia

Fundacin Igino Giordani
   

CONTACTO

DNDE ESTAMOS