logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Agua limpia

Javier Rubio

Zaragoza 2008 La Expo de Zaragoza quiere dejarnos un legado, una brújula que nos guíe para aprovechar mejor los recursos hídricos.
En cierta ocasión, un amigo mío se ufanaba ante un nutrido grupo de personas de haber llegado a una sabia conclusión. El tema no viene ahora al caso, pero sí el método que lo llevó a tan importante meta: había necesitado llenar y vaciar tres bañeras. La mayor parte de los que escuchábamos aplaudió el logro, otros nos quedamos perplejos: ¡vaya desperdicio de agua! Y es que había una evidente desproporción entre el fin y los medios, y así se lo dije más tarde. Traigo a colación este recuerdo porque me lo ha refrescado el tema de esta nota: el agua. El agua, recurso básico, se ha convertido en un arma arrojadiza, más hiriente que las ancestrales lanzas y más controvertida que las ideo-logías del poder. Y no sólo en nuestro limitado entorno, sino a nivel mundial. En el fondo, nuestras diatribas sobre trasvases y planes hidrológicos no dejan de ser mera anécdota en el contexto de un problema de dimensiones globales. Claro que, si llegásemos a ponernos de acuerdo, seríamos un buen ejemplo para los demás: ¡mira qué bien se reparten el agua! Cuestión de educación, sin duda: gente que sabe comportarse en un ámbito determinado porque ha recibido formación al respecto. Y en lo que a agua se refiere tenemos una ocasión de oro con la Expo de Zaragoza: “Agua y desarrollo sostenible”. Vamos a ver qué somos capaces de aprender de todo este fenomenal evento. Sin duda quedaremos deslumbrados por el espectacular escenario que sirve de marco a esta exposición internacional. Seguramente habremos disfrutado del variadísimo programa de muestras, montajes, actuaciones y conferencias que pueblan su agenda diaria (un vistazo a http://www.expozaragoza2008.es). Y hasta resulta divertido, porque hay de todo y para todos los públicos. Pero no deja de ser el medio espectacular para llegar a un fin de proporciones gigantescas: aprender a usar bien el agua que tenemos. Uno de los aspectos más interesantes de la Expo de Zaragoza es que está siendo un foro de discusión cuyo objetivo es recopilar el conocimiento hoy existente con el fin de aportar algo que mejore los modelos y sistemas vigentes en materia de agua y desarrollo sostenible. Es decir, que gracias a la intervención de los más relevantes expertos en el tema a nivel internacional se quiere llegar a conclusiones útiles y realizables. De hecho, algunas ya se han puesto en práctica para la realización de la misma Expo. Y es que estamos casi a la mitad del decenio “El agua, fuente de vida” (2005-2015), instituido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre de 2003 con el objeto de llegar a cumplir los compromisos adquiridos para este milenio, y entre ellos está el de reducir a la mitad el número de personas que carecen de agua potable. Y además, 2008 es el Año Internacional del Saneamiento, otra iniciativa de la ONU para que tomemos conciencia, sobre todo los gobiernos, de que hay que asignar más recursos al saneamiento de los sectores más pobres, que también es otro de los objetivos del milenio. El tema es tan importante que, hace cuatro años, el entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, decidió instituir la Junta Consultiva de Agua y Saneamiento para coordinar las acciones mundiales al respecto.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas