logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Amar la patria del otro

Jordi Marjanedas

Uniformando pueblos y culturas, el Estado-nación es el origen de innumerables conflictos. Existe una solución.


En 1648 la Paz de Westfalia señaló el final de las guerras de religión, que

ensangrentaron durante décadas varios países europeos. En realidad, la causa de estas guerras no habían sido cuestiones doctrinales sino jurídicas, pues los territorios que habían seguido la reforma protestante no podían aceptar una legislación fundada en principios teológicos católicos.

Tras miles de muertos, finalmente se entendió que las categorías absolutas propias de la religión no podían aplicarse a las leyes civiles, necesariamente limitadas y siempre perfectibles. Y así, con los tratados de Münster y Osnabrück se constituyó un nuevo orden social con un poder político desvinculado del religioso, dando origen al Estado moderno.

La Paz de Westfalia tuvo consecuencias trascendentales, como que la autoridad política, personificada por el monarca, perdía toda legitimidad religiosa, o que las personas adquirieran una nueva libertad para participar en la cosa pública. Ya en 1680, una revolución le impuso al despótico monarca de Inglaterra una constitución en la que el parlamento ejercía el poder supremo.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas