Apreciados lectores, clientes, amigos: cumpliendo con todas las recomendaciones y obligaciones marcadas por nuestras autoridades podemos, con todo, seguir manteniendo el servicio de venta ON LINE y envío de libros. Podría haber alguna demora respecto a los tiempos de entrega habituales pero por nuestra parte seguimos OPERATIVOS.

Estaremos disponibles para cualquier incidencia bajo la modalidad del teletrabajo, vía telefónica (horario especial de 9 a 13h), email o a través de nuestras redes sociales, para cualquier consulta que necesitéis resolver. Asimismo, os confirmamos que nuestro almacén se encuentra en funcionamiento y que, por tanto, será posible continuar con los envíos. Con estas medidas preventivas buscaremos seguir prestando nuestros servicios a nuestros clientes de la mejor manera posible.

Muchas gracias

Editorial Ciudad Nueva
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Derribar prejuicios

N. C.

Valor a la hora de proponer una visin distinta de la relacin entre cristianos y musulmanes.
Los das de los atentados terroristas de Pars y de la ensima matanza en Nigeria estaba de paso en una ciudad que no es la ma. El domingo asist a misa en una parroquia en la que nunca haba estado. En mitad de la homila sent una desazn enorme cuando o al prroco decir que, a diferencia de los cristianos, los musulmanes no pueden dejar de imponer su fe, pues son fundamentalistas por motivos cornicos. Tema que quienes estaban escuchando esa homila difundieran su error.

Es cierto que en ningn momento pronunci la frmula: musulmn es igual a terrorista, pero esos das en que an estbamos bajo los efectos de los atentados, con los medios de comunicacin haciendo simplificaciones que para nada se acercan a la verdad, lo ltimo que haca falta era echar ms lea al fuego. Adems, sus palabras no hacan referencia alguna a los comunicados de los lderes religiosos y civiles musulmanes, de los fieles musulmanes, de los encuentros interreligiosos que, con claridad y en repetidas ocasiones, haban expresado que esa frmula es peligrosa, aparte de inaceptable histrica y culturalmente.

Dentro de m comenc a hablar con Jess: Cmo puedo amar a este sacerdote? Debo esperar a que acabe la homila y rogarte que quienes estn escuchando anden completamente distrados de manera que esas palabras no siembren ms cerrazn ni divisin? Quieres que, no obstante mi timidez, me levante y diga desde el banco que lo que acaba de decir un ministro tuyo no es cierto? Cmo puedo ser ahora constructor de paz?. Ped ayuda al Espritu Santo. Entre las soluciones que se me cruzan por la cabeza, incluida la tentacin de dejar pasar el incidente, me pareci que l me estaba recordando la relacin personal que se debe establecer con un hermano cuando se equivoca. As que decid hablar con el sacerdote cuando acabase la misa.

Leer ms



Poltica proteccin de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados

ENLACES DE INTERS


Movimiento de los focolares

Ciutat Nuova

Economa de comunin

Red Sophia

Fundacin Igino Giordani
   

CONTACTO

DNDE ESTAMOS