logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

¿A quién esperamos?

CN

Navidad es un tiempo precedido por la espera y saber esperar es un arte complejo que cada vez se practica menos en esta época en que vivimos caracterizada por la velocidad.


pdf

Navidad es un tiempo precedido por la espera y saber esperar es un arte complejo que cada vez se practica menos en esta época en que vivimos caracterizada por la velocidad. Nadie quiere perder tiempo, y está bien. Pero también es verdad que la vida no puede quedar sometida al imperativo de las prisas que hoy dominan en Occidente. Menos mal que los africanos nos recuerdan: «Vosotros tenéis relojes; nosotros tenemos tiempo».

 

Hace unos años, cuando empezaba el Adviento, Benedicto XVI nos recordaba que «el hombre está vivo mientras espera, mientras en su corazón está viva la esperanza». Y añadió un detalle que es casi un criterio: «Nuestra estatura moral y espiritual se puede medir por lo que esperamos».

 

Este tiempo, pues, puede ayudar a preguntarnos: «¿Qué espero yo? ¿Hacia dónde se inclina mi corazón en este momento de mi vida?». Es más, nos lo podemos plantear a nivel de familia, de comunidad, de país. Sí, porque en este delicado momento de la historia las cosas hay que planteárselas a ese nivel, al nivel de una pluralidad que se reconcilia con el bien común, superando los intereses particulares. ¿Qué esperamos juntos? ¿Qué tienen en común nuestras aspiraciones? Preguntas tan incómodas como necesarias.

 

Las desilusiones en los terrenos político, económico y social han sido tantas en estos años que han hecho disminuir nuestra esperanza. ¿Hace falta recordar el número de parados que tenemos en nuestro país, muchos de los cuales se han resignado a estar desempleados, aferrándose a su familia para subsistir? El mismo descenso de la natalidad es otro índice del miedo al futuro.

 

El Adviento es un tiempo de espera de la llegada de Jesús. Y con Él vuelve la esperanza. La «buena nueva» que Él proclamó proponiendo una sociedad basada en relaciones de amor y justicia ¿es algo de otros tiempos o lo tenemos delante como una inspiración a la que tender? Cada generación, como hoy la nuestra, tiene la tarea de crear un futuro mejor llevando a la práctica esa «buena nueva».

CN





  SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova