logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Un año al servicio de la familia

Familias Nuevas

Con el sínodo de la familia a las puertas, hacemos repaso del curso pasado en clave familiar.


pdf

Salir al encuentro de las personas teniendo en cuenta sus necesidades ha sido una de las propuesta del papa Francisco que probablemente más eco ha tenido no sólo en la prensa, sino en el corazón de muchas personas, cristianas y no cristianas, así como en distintas asociaciones que, a la hora de organizar sus actividades, han tenido en cuenta el concepto acuñado por el Papa de «periferias existenciales». Tal ha sido el caso de Familias Nuevas del Movimiento de los Focolares, entendiendo que las periferias son todas aquellas situaciones en las que falta el amor, también en la familia. Por ello, a lo largo del curso pasado Familias Nuevas promovió en distintos lugares de España iniciativas para ayudar a vivir desde la esperanza algunas de las situaciones que afronta la familia en la sociedad actual.

 

«Dialogando… padres e hijos»

Ya en el mes de octubre de 2013 tuvo lugar en el Centro Mariápolis Luminosa de Las Matas (Madrid) un con el título «Dialogando… padres e hijos». Su espíritu iba más allá de la sola información y quería «compartir algunas claves de esta tarea que a veces se convierte en algo difícil y complicado, pero que debemos afrontar con determinación», como cuentan los organizadores.

 

«Juntos para superar las crisis»

Avanzado el curso, en el mes de marzo de este año, se celebró en el Centro Arrupe de Valencia la jornada «Juntos para superar las crisis», convocatoria abierta a jóvenes y niños en la que participaron unas ciento cincuenta personas, y donde los más pequeños tuvieron también su propio programa. Una iniciativa transversal en cuya organización participaron activamente los movimientos Humanidad Nueva y Jóvenes por un Mundo Unido. En esta ocasión el formato elegido fue el de mesas redondas, integradas por profesionales y personas que podían aportar su propia experiencia a propósito de los temas tratados, como el testimonio de personas separadas o en el acompañamiento a los ancianos. Se contó además con la valiosa colaboración de otras asociaciones y movimientos eclesiales.

 

Los temas abordados definían algunas de las situaciones “periféricas” que podemos detectar en el ámbito familiar, ofreciendo la orientación y la mediación como alternativas para resolver conflictos y promoviendo una cultura preventiva y del diálogo.

 

Uno de los participantes señalaba: «Sin duda, lo mejor, los ponentes y los testimonios, ambos juntos. Las ponencias solas, demasiado teóricas; los testimonios solos, poco calado. Sin embargo, ambos juntos son un mensaje muy potente».

 

«Avanzar por medio de las crisis»

De nuevo en el Centro Mariápolis de Las Matas en el mes de mayo, una invitación a participantes de toda España sugería «subrayar la fuerza de la familia profundizando en las claves para potenciarla». El acto se articuló en dos etapas, la primera sobre temas para «Afrontar el reto educativo de nuestros hijos», y la segunda, para «Avanzar por medio de las crisis», dedicada a la relación entre los cónyuges y las alertas para identificar una posible crisis. En ambos casos hubo posibilidad de profundizar más en los «talleres», donde los participantes podían dar su aportación. El testimonio de algunas familias permitió ilustrar las ponencias con un lenguaje accesible a todos. Asistieron al acto unas 140 personas, niños incluidos.

 

«Educar a nuestros hijos, ¿una tarea imposible?»

Por último, también en el mes de mayo, Familias Nuevas organizó en Bilbao el acto «Educar a nuestros hijos, ¿una tarea imposible?». La charla permitió a los participantes, unos 40, dialogar abiertamente, ya sea durante la exposición del tema como en los pequeños grupos de trabajo que ayudaban a profundizar en la temática con ejemplos de la vida misma. Cuenta uno de los participantes que «la dinámica del encuentro fue muy animada e invitaba a reflexionar sobre los puntos importantes de la educación de nuestros hijos».

Ahora hay que seguir avanzando. La familia sigue siendo el primer ámbito de socialización, un lugar privilegiado para que las personas crezcan y maduren, en el que encuentran los grandes y pequeños retos de la vida cotidiana. La preparación del sínodo extraordinario sobre la familia, que se celebra del 5 al 19 de octubre, parece presagiar que será un momento importante para mirar con amor este núcleo fundamental de la sociedad, acogiendo sus inquietudes, desafíos y esperanzas.

 

Optimismo en medio de la dificultad

La ruptura matrimonial es una experiencia extremadamente dolorosa y ha supuesto para mí una soledad angustiosa. Me he cuestionado el sentido de la vida al creer haber destruido el proyecto que daba razón a mi existencia. En esos momentos, la búsqueda de respuestas llegó a ser una obsesión capaz de bloquearme mental y emocionalmente. Mi trato con Dios era comparable al sentimiento de David en sus Salmos de angustia. (…)

 

La crisis existencial se tornó en una oportunidad de crecimiento personal y espiritual, pues encontré en la Iglesia recursos y apoyos suficientes para rediseñar mi proyecto vital: la Vicaría Judicial de la diócesis y el grupo de separados de Familias Nuevas del Movimiento de los Focolares. El grupo ha sido y es un bálsamo de ternura y cariño humano y divino, donde comparto mi dolor y sufrimiento, lo cual me anima a vivir optimista en medio de la dificultad y esperanzada en el proceso de rediseñar mi vida, convencida de la creatividad de Dios y dejándome sorprender por Él.

 

He encontrado el rostro de un Dios cercano en la fraternidad, pues en el grupo nos queremos, ayudamos y nos sostenemos unos a otros. La diversidad de los miembros del grupo es un signo de comunión impresionante. La unidad en el Amor de Dios es un distintivo que he podido vivir interiormente. Esa realidad fortalece mi fe en el poder del Espíritu Santo, único capaz de transformar los corazones y llenarnos de felicidad a pesar del sufrimiento y dolor vividos.

C. S.



Salir al encuentro de las personas teniendo en cuenta sus necesidades ha sido una de las propuesta del papa Francisco que probablemente más eco ha tenido no sólo en la prensa, sino en el corazón de muchas personas, cristianas y no cristianas, así como en distintas asociaciones que, a la hora de organizar sus actividades, han tenido en cuenta el concepto acuñado por el Papa de «periferias existenciales». Tal ha sido el caso de Familias Nuevas del Movimiento de los Focolares, entendiendo que las periferias son todas aquellas situaciones en las que falta el amor, también en la familia. Por ello, a lo largo del curso pasado Familias Nuevas promovió en distintos lugares de España iniciativas para ayudar a vivir desde la esperanza algunas de las situaciones que afronta la familia en la sociedad actual.

 

«Dialogando… padres e hijos»





  SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas