logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

La gallina Mariflor

Pilar Cabañas

Aquel año la gallina Mariflor había puesto muchos huevos...
Aquel año la gallina Mariflor había puesto muchos huevos y esperaba tener familia numerosa. Cuando tenía que incubarlos, le daba fiebre y así, con el calorcito, los pollitos que había dentro de los huevos podían crecer lo necesario. Apenas se apartaba del nido; lo imprescindible, para evitar que los huevos se enfriaran. Junto al nido de Mariflor estaba también el de la pata Candela. Ella tan sólo había puesto dos huevos y estaba un poco triste, pero mientras incubaban los huevos, Mariflor solía animarla desde su nido. Esperaban ser madres casi al mismo tiempo. Cuando llegó el gran día, los pollitos comenzaron a romper el cascarón con su pico, y poco a poco, a sacar sus amarillitas cabezas. Los huevos de doña Candela comenzaron a moverse y a romperse el cascarón, pero su madre todavía no había regresado. Cuando los patitos acabaron de salir, miraron alrededor, y al ver a Mariflor pensaron que ella era su madre. La gallina los miró con cariño y les hizo un gesto para que vinieran a cobijarse bajo sus alas. Tenían frío. Mariflor sabía lo dura que podía ser la vida, y recordó el disparo que la había asustado aquella mañana. Quizá por eso doña Candela no había regresado. Los pollitos miraron a los patitos con duda y temor. ¡Aquellos dos no eran como ellos! Pensaban que debían desconfiar. Sin embargo, su madre pareció leerles el pensamiento y les dijo: «¿Qué belleza tendría el campo si todas las flores fueran iguales? ¿Qué belleza tendría el cielo si fuera siempre del mismo color? Nunca debéis desconfiar de alguien sólo por ser diferente. Y además, debéis ser generosos con aquellos que están solos y necesitan vuestro cariño». Los pollitos sonrieron a su madre, echaron sus pequeñas alas sobre los hombros de los patitos y los empujaron junto al cuerpo de su mamá para compartir con ellos su calorcito. Ilustración: Jaime del Riego García (9 años)


  SÏGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas