logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Testamento y seguro de vida

José Fdez. del Moral

Hace poco un amigo sevillano me contaba un problema que se le presentaba con un seguro que había contratado hace tiempo.
Hace poco un amigo sevillano me contaba un problema que se le presentaba con un seguro que había contratado hace tiempo. En esa conversación me explicó que, desde hace muchos años, él había decidido tener testamento hecho y un buen seguro de vida contratado. Cuando me paré a pensarlo, me parecieron dos medidas muy inteligentes. Pues bien, esa sabiduría popular de mi amigo es el origen de las recomendaciones que, en esta ocasión, me permito darles. Otorgar testamento es verdaderamente sencillo, económico y muy conveniente para todos, independientemente de nuestra edad y circunstancias. Merece la pena tenerlo hecho aunque nuestro patrimonio sea bastante limitado; y no sólo porque en él podemos expresar concretamente el destino de los bienes que tengamos, sino porque además le facilitamos mucho las cosas a nuestros herederos. Mucha gente cree que si lo que queremos es dejarles nuestros bienes al cónyuge e hijos, un testamento sirve de poco. Pero eso no es correcto. Incluso en los casos más simples, la ausencia de testamento cuando alguien ha fallecido obliga a los herederos a tramitar una declaración de herederos abintestato, que se evitaría si aquel se hubiese redactado. Para hacer testamento podemos acudir a cualquier notario de nuestro país y explicarle lo que queremos. Él nos informará, nos aconsejará y lo redactará para que lo leamos y firmemos. Es un servicio muy económico y permanecerá vigente indefinidamente hasta que lo queramos cambiar.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas