logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Es posible enriquecernos

Juan Fernández Robles

«La fraternidad no sólo es posible, sino necesaria para que la sociedad no se destruya a sí misma».
Ésta es una de las conclusiones del acto que tuvo lugar en Caravaca de la Cruz el pasado 29 de marzo, cuyo objetivo era presentar el Movimiento Político por la Unidad (MPpU) en la región de Murcia. José Miguel Aguado, presidente del MPpU en España, recordó que éste inició su andadura en España en noviembre de 2004 y «está formado por personas que representan las diversas sensibilidades políticas, culturales, lingüísticas, territoriales (…) que componen nuestro rico panorama sociopolítico». Y añadió: «Nuestra experiencia está llena de testimonios que atestiguan que vivir la fraternidad en política es posible y transforma las relaciones, produciendo resultados sorprendentes». Juan López, de la corriente «Cristianos por el socialismo» del PSOE, subrayó: «Hay un nuevo modo de hacer política. (…) Tirarnos los trastos a la cabeza y el “y tú más” el único resultado que ha producido es el distanciamiento de la ciudadanía. Si seguimos así, debilitamos la democracia, y perder la democracia es quedarnos indefensos». Por su parte, Nieves Cruz, concejala del ayuntamiento de Don Álvaro (Badajoz) por el partido Unión Don Álvaro, puntualizó que la novedad de la propuesta del MPpU «está en la construcción de relaciones basadas en la fraternidad, que es un laboratorio de trabajo donde se verifica que es posible enriquecernos en la diversidad y que se puede, si se quiere, amar la idea del otro». Mikel Arregi, exconcejal de Andoain (Guipúzcoa) por el PNV, se refirió a su propia experiencia dentro del MPpU: «Hemos podido asumir juntos la realidad de cada uno de los compañeros de distintos partidos y sindicatos; nos hemos reunido en sus sedes, asumiendo lo que ello significaba, que en ocasiones era ir acompañados por sus escoltas… Hemos experimentado la libertad que no tenemos en nuestras propias asociaciones; hemos soltado el lastre de la soledad y hemos aprendido a escuchar al otro, a acoger y compartir sus sufrimientos». Ezequiel Martín Asensio, exdiputado regional y miembro de la ejecutiva del partido Compromiso con Aragón, aseguró «que hay razones para la esperanza y que debe haber un cambio de actitud. No es momento de insultos y descalificaciones; hay que aprender de los errores y hay que poner en marcha el sentido común y el gusto por el trabajo bien hecho». Por último, Carmen Ruiz, concejala del ayuntamiento de Caravaca de la Cruz por el Partido Popular, puso el acento en que «la política debe ser un camino para fomentar, facilitar, proporcionar a la ciudadanía bienestar en todos los ámbitos. Para ello es fundamental establecer un hilo conductor de comunicación entre los que estamos en la política y las personas para las que trabajamos (…) y qué mejor herramienta que el diálogo para conseguirlo».


  SÏGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas