Apreciados lectores, clientes, amigos: cumpliendo con todas las recomendaciones y obligaciones marcadas por nuestras autoridades podemos, con todo, seguir manteniendo el servicio de venta ON LINE y envío de libros. Podría haber alguna demora respecto a los tiempos de entrega habituales pero por nuestra parte seguimos OPERATIVOS.

Estaremos disponibles para cualquier incidencia bajo la modalidad del teletrabajo, vía telefónica (horario especial de 9 a 13h), email o a través de nuestras redes sociales, para cualquier consulta que necesitéis resolver. Asimismo, os confirmamos que nuestro almacén se encuentra en funcionamiento y que, por tanto, será posible continuar con los envíos. Con estas medidas preventivas buscaremos seguir prestando nuestros servicios a nuestros clientes de la mejor manera posible.

Muchas gracias

Editorial Ciudad Nueva
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Vivir y contarlo



A lo largo de este ao la Palabra de vida nos invita a vivir el amor recproco. Compartimos aqu las vivencias de los lectores.
Un da la maestra nos dijo que escribiramos quin nos caa mejor de la clase y quin peor. O sea, que hicimos una especie de votacin. Yo era una de las que caan mejor a la mayora, pero estaba triste porque una amiga ma estaba entre las que peor caan. Yo haba escrito que me gustaban todos los compaeros porque en todos est Dios, as que levant la mano y le dije a la maestra que eso no poda ser as. Mi amiga empez a aplaudir y luego otras compaeras tambin. Al final toda la clase estaba aplaudiendo. Y la maestra dej a un lado la votacin. Kana (Japn) Al empezar el curso lleg a mi clase una nia de Marruecos que se llama Meriam. Como era extranjera, nadie quera estar con ella. Tena una amiga, pero dej de lado a Meriam porque si no, los dems compaeros la dejaran a ella. Yo lo senta por Meriam, porque siempre estaba sola y a la hora del recreo nadie iba con ella. As que decid hacerme amigo suyo. Un da les dije a mis compaeros: Sabis una cosa? Me he hecho amigo de Meriam. Ahora ella me llama Tommy y yo la llamo Mery. A la hora del recreo mis amigos buscaron a Meriam y le preguntaron. Podemos llamarte Mery nosotros tambin?. Claro!, les dijo ella. Poco a poco toda la clase se ha unido a nosotros. Tommasso (Italia)

Leer ms



Poltica proteccin de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados

ENLACES DE INTERS


Movimiento de los focolares

Ciutat Nuova

Economa de comunin

Red Sophia

Fundacin Igino Giordani
   

CONTACTO

DNDE ESTAMOS