logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Vivir la paz

Loli García Pi

La paz es frágil y mantenerla cuesta. Se requiere un esfuerzo educativo para que las nuevas generaciones puedan garantizarla, adquiriendo valores como la solidaridad, el diálogo, la apertura…
Demos un salto hasta Egipto, de donde últimamente llegan sobre todo noticias alarmantes. Allí conoceremos a Carlos Palma, un profesor uruguayo afincado hace años en El Cairo, que imparte clases en el Colegio Americano El Rowad. En 2011 fue nombrado «embajador de la paz» por el Círculo de Embajadores Universales de la Paz, con sede en Ginebra, por su importante actividad en favor de la cultura y la paz mundial. Carlos Palma dirige el proyecto educativo «Vivir la paz», para niños entre 5 y 12 años, y lo explica de este modo: «En un contexto marcado por unas condiciones cada vez más precarias, la pérdida de ideales, el individualismo y la globalización uniformadora, lo cual tiene consecuencias negativas en las relaciones personales, interculturales, interconfesionales e internacionales, creo que es necesaria una pedagogía de la paz, que vincule la teoría con una práctica coherente, los principios con las acciones, los valores con las experiencias». Cabe añadir que «Vivir la paz» además de considerar a los niños en el aula aspira a incidir en las familias y en las entidades que realizan una función social, con el fin de incrementar el aprendizaje sobre la paz, un valor esencial para realizar la fraternidad. La didáctica de esta iniciativa se basa en dos elementos simples: el «dado de la paz» y el «time-out por la paz». De ellos ya hemos hablado en estas páginas, y también de su aspecto pedagógico. El dado contiene en sus seis caras una propuesta concreta para poner en práctica («vivir») a lo largo de la jornada una actitud “pacífica” con respecto a los que te rodean. Una vez a la semana alumnos y profesores son invitados a compartir sus vivencias, que luego se escriben y exponen en los pasillos de la escuela, y también se comparten por correo electrónico con otros colegios. El time-out es un momento de silencio u oración a las 12 del mediodía.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas