logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Europa en la encrucijada

Salvador Morillas Gómez

El próximo 25 de mayo se celebrarán en España las elecciones al Parlamento Europeo.
«Europa no es el problema, Europa es la solución». Hasta hace bien poco, nuestros políticos sacaban a relucir esta frase, de indudables reminiscencias orteguianas, que ponía de relieve el grado de europeísmo del que hacían gala no sólo los partidos políticos más representativos, sino la sociedad española en general. El prestigio de Europa y el consiguiente nivel de satisfacción que revelaban las encuestas desde nuestra lejana incorporación a la Unión Europea (UE) el 1 de enero de 1986 –¡hace ya casi 30 años!– era constante. A pesar de algunas voces contrarias, las menos, en España existía un acuerdo generalizado en considerar que la integración dentro de la UE había supuesto más ventajas que inconvenientes y que, en general, dicha incorporación había contribuido a la mejora de nuestra situación económica, política y social. La crisis económica actual, sin embargo, parece haber cambiado esa percepción. El recelo o la indiferencia, cuando no la abierta hostilidad, están generando un crescendo de enfriamiento y hasta insatisfacción que va penetrando ostensiblemente en nuestro tejido social, tan dado a veces a buscar culpas ajenas. Muchos parecen haber olvidado que la integración económica y política que ha supuesto el proceso de unión europea ha sido, sin duda, la mayor conquista política de finales del siglo pasado y comienzos del presente en nuestro continente. El lema oficial de la UE, «unidad en la diversidad», es claramente evidente si lo cotejamos con la realidad de los hechos: 500 millones de personas, 28 estados miembros, una enorme pluralidad de lenguas y culturas confluyen en un destino común que afecta perceptiblemente a cada uno de nosotros en nuestra vida cotidiana. Son innumerables las normas y actos de las instituciones comunitarias que nos afectan directamente: reglamentos de aplicación directa, directivas que orientan nuestra legislación, políticas comunes que afectan a nuestra situación concreta… Se puede decir que la unidad europea es ya un camino seriamente puesto en marcha y transitado, y de muy difícil marcha atrás, ruta hacia una Europa más unida y, esperémoslo también, hacia un mundo más unido. Europa en la encrucijada

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas