logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

La biomasa ha llegado para quedarse

Miguel Bringas

No se trata sólo de un título curioso para llamar la atención del lector despistado, sino más bien de una afirmación un tanto incongruente, ya que la biomasa siempre ha estado presente en nuestra sociedad y cultura.
No se trata sólo de un título curioso para llamar la atención del lector despistado, sino más bien de una afirmación un tanto incongruente, ya que la biomasa (término referido a los residuos forestales y agroforestales de carácter sólido empleados como combustible doméstico) siempre ha estado presente en nuestra sociedad y cultura. Desde tiempos inmemoriales la leña ha sido el recurso principal que ha dado calor al hogar, especialmente en el ámbito rural, un uso que se ha ido abandonando a lo largo de la historia por otros combustibles de origen fósil con tecnologías más eficientes. Estos combustibles han contribuido de manera incuestionable a mejorar nuestro nivel de vida y confort, y han acaparado prácticamente el mercado energético en los dos últimos siglos. La preocupación actual por el cuidado del medio ambiente y la tendencia imparable del aumento de consumo de energía han posibilitado la adopción de compromisos internacionales tanto para la reducción de emisiones de CO2 como para el fomento de energías renovables. Esto mismo unido al incremento prolongado de los precios de los combustibles fósiles ha dado lugar a un interesante impulso mundial en los últimos años del sector de la biomasa, tanto a nivel industrial como doméstico. La biomasa presenta numerosas ventajas frente a los combustibles fósiles y algunos inconvenientes también. Entre las ventajas destaca su carácter de energía renovable y limpia con unos balances de emisión de CO2 mínimos; se trata además de combustibles significativamente más económicos y accesibles que los combustibles fósiles. Son recursos locales que suponen una fuente de generación de empleo y riqueza en países dependientes de la importación de energía, como es el caso de España. Curiosamente, hasta hace bien poco la biomasa era tratada en mucho casos como un residuo forestal o agroindustrial (restos de cortas y podas, huesos de aceituna en almazaras, cáscaras de frutos secos, etc.).

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas