logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Los papelitos del amor

Susana Ávila

Ideas para la catequesis.
Pensando en hacer lo que Dios quería de mí, decidí ayudar en la parroquia cuando me lo propusieron, sin saber exactamente en qué. Cuando supe que se trataba de dar catequesis, me resultó difícil aceptarlo. Creía que no poseía los conocimientos ni la experiencia necesarios. Con el primer grupo tuve momentos muy buenos y otros de gran dificultad. Me costaba mantener la disciplina y no conseguía que estudiaran las preguntas del catecismo. Sólo uno o dos niños las traían aprendidas. Me parecía que si no hacía nada con los que no estudiaban, estaba siendo injusta con los que sí lo hacían. Cuando me asignaron el segundo grupo, busqué otro modo para que conociesen a Jesús. Les dije que lo único que Jesús nos pide es que nos amemos unos a otros, y en la medida en que lo hagamos nos uniremos a Él. Empezamos haciendo todos el mismo acto de amor cada semana: poner la mesa, saludar a un compañero que nos cayese mal… A la semana siguiente volvían entusiasmados y nos contábamos los detalles. Luego les hice una bolsita de tela con dos compartimentos: en uno ponía «Puedo amar» y contenía diez judías, y en el otro ponía «He amado». El “juego” consistía en hacer diez actos de amor e ir pasando una judía de un compartimento a otro. La respuesta fue desigual. A algunos no se les ocurría qué hacer, pero me sorprendió cómo a otros se les ocurrían mil formas de amar. Una chica decía: «La otra noche mi madre le pidió a mi padre que recogiese los vasos de la mesa, pero como tenía que ir a trabajar, los recogí yo». Otra: «Yo tardo mucho en prepararme por la mañana y mi madre llega siempre tarde. Esta mañana me he preparado rapidísimamente y así mi madre ha llegado bien». Y una tercera: «Tengo dos primas que se pelean porque una tiene un patinete y la otra no. Para que no se peleen más, les he regalado mi patinete». En vacaciones no les puse deberes; el único “deber” eran los actos de amor. A la vuelta pensé que se habrían olvidado, pero no. «“¿Podemos hablar primero de los actos de amor? ¡¡Por favor!! ¡Yo he hecho 15!” “¡Yo 37!”». No me lo podía creer. Empezaron a contar y un chico dijo: «Yo he hecho uno que vale más que todos esos». Y lo contó: «Hay un chico que siempre me pega, pero yo le perdono, y cuando quiere jugar le digo que sí. Como siempre le perdono, ha ido cambiando y algunas veces me pide perdón». Este año tenemos un calendario. Cada mes, debajo de la Palabra de vida, pegamos unos papelitos con los actos de amor. Es un papelito doblado con el acto de amor escrito y fuera figura el nombre. Ofreceremos este presente a Jesús el día que hagan la Primera Comunión.



  SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas