logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

CINE

José Luis Panero

Premios Oscar 2014
Las cuestas de enero y febrero bien podrían tomar otro significado más elevado en el imaginario colectivo y asociarlas también al séptimo arte, a la intensa carrera cinematográfica en la que productores, críticos de cine o académicos valoran el cine de año en año. Se lo vamos a traducir. La madrugada del lunes 13 de enero, los críticos de cine americanos resolvieron sus dudas en los Globos de Oro –nítida antesala de los Oscar–. En España, esa noche se valoraron, sin sobresaltos de ningún tipo, las mejores películas en los ya tradicionales Premios Forqué, que otorga la industria patria. Por su parte, el 27 de enero se fallaron los I Premios Feroz de cine, entregados por la Asociación de Informadores Cinematográficos de España. Galardones, por cierto, que nada tienen que ver con los del Círculo de Escritores Cinematográficos –integrado exclusivamente por críticos de cine–, que daba a conocer, sin sorpresas, sus preferencias sobre el cine español y ponía en claro la tendencia hacia los Premios Goya, cuya 28ª edición se saldará el 9 de febrero con unos resultados tan desiguales como predecibles. Continuando, pues, en la estela de los premios, damos un saltito al otro lado del charco para hacer nuestra valoración particular sobre los Oscar 2014, que suponen el fin de fiesta de más relevancia para el cine en todo el mundo, y cuya ceremonia se celebrará en Los Ángeles el 2 de marzo. La Academia americana valorará este año 289 largometrajes, 7 más que en la anterior edición, por lo que vamos a realizar una síntesis sobre las 5 historias que más se prodigan en estos momentos. Gravity (Alfonso Cuarón). Una cinta que debería arrasar en las categorías técnicas y que podría convertirse en el “caballo negro” dentro de las ternas principales. La oscarizada Sandra Bullock ha desarrollado el mejor trabajo de su carrera y el mexicano Cuarón despliega todo su talento. 12 años de esclavitud (Steve McQueen). Con su anterior película, Shame (2011), debido a su alto contenido erótico y a la controversia que suscitó, no tuvo demasiada suerte en unos premios que suelen tender hacia el puritanismo. Pero este año, la adaptación de una historia verídica, la de Solomon Northup, un afroamericano libre que fue capturado para convertirlo en esclavo, está consiguiendo todos los elogios por parte de la crítica. Bravo por su actor principal, Chiwetel Ejiofor. La temática es de esas que “atrapan” de inmediato a la Academia. Una de las dos grandes favoritas. La gran estafa americana (David O. Russell). Su director ya tiene cierto recorrido en los premios gracias a sus películas The Fighter (2010) y El lado bueno de las cosas (2012). En esta ocasión, además, reúne a un reparto de lujo que es un poco mezcla precisamente de esos dos filmes: Christian Bale, Amy Adams, Bradley Cooper, Robert De Niro y Jennifer Lawrence. La historia criminal sobre la que gira es atractiva y su ambientación setentera ya ha generado todo un must-see. Es una buena película que con el paso del tiempo ha ido ganando adeptos y buenas críticas. Agosto (John Wells). El filme versa sobre una familia que se reúne con motivo del funeral del padre. La película adapta la prestigiosa obra teatral homónima de Tracy Letts, premio Pulitzer en 2008, y su reparto es impresionante: Meryl Streep, Julia Roberts, Chris Cooper, Ewan McGregor. En el festival de Toronto fue una de las películas más ovacionadas. Capitán Phillips (Paul Greengrass). Tom Hanks lo hace igual de bien en esta película como en su interpretación de Walt Disney en Al encuentro de Mr. Banks (John Lee Hancock). En cuanto a la película de Greengrass, el actor está soberbio en esta historia llena de tensión en alta mar en la que interpreta a un capitán de barco secuestrado por unos piratas somalíes. Contiene tres ingredientes que convencen a la monolítica estructura de la Academia americana: está basada en un hecho real, la dirige Paul Greengrass y Tom Hanks es un cheque al portador. Por último, esperamos que la Academia americana no cometa la torpeza de años anteriores de “olvidar” a alguien cuando se homenajea, a través de vídeo, a los artistas fallecidos: en 2008, a Brad Renfro (Ghost World) no se le vio; en 2009 se olvidaron de George Carlin (Dogma); en 2010, del Ángel de Charlie Farrah Fawcett; en 2011 no hubo aplausos para Corey Ham (Jóvenes ocultos); en 2012 se echó de menos a Jeff Conaway (Grease); y el año pasado la Academia obvió a la cantante Donna Summer (¡Por fin, ya es viernes!). Todas estas celebridades descartadas del «In Memoriam» de los Oscar no gozaban de popularidad en el momento de su fallecimiento. Confiamos en que los actores Paul Walker, Joan Fontaine o Peter O’Toole, como mínimo, aparezcan en la pantalla.



  SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

facebook twitter instagram youtube
OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas