Apreciados lectores, clientes, amigos: cumpliendo con todas las recomendaciones y obligaciones marcadas por nuestras autoridades podemos, con todo, seguir manteniendo el servicio de venta ON LINE y envío de libros. Podría haber alguna demora respecto a los tiempos de entrega habituales pero por nuestra parte seguimos OPERATIVOS.

Estaremos disponibles para cualquier incidencia bajo la modalidad del teletrabajo, vía telefónica (horario especial de 9 a 13h), email o a través de nuestras redes sociales, para cualquier consulta que necesitéis resolver. Asimismo, os confirmamos que nuestro almacén se encuentra en funcionamiento y que, por tanto, será posible continuar con los envíos. Con estas medidas preventivas buscaremos seguir prestando nuestros servicios a nuestros clientes de la mejor manera posible.

Muchas gracias

Editorial Ciudad Nueva
logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Sefardíes, ¿nuevos españoles?

Jordi Marjanedas

Más de 3,5 millones de judíos podrían adquirir la nacionalidad española.
La noticia dada a primeros de febrero por el Ministerio de Justicia ha causado una gran sorpresa. Se trata del anteproyecto de ley, pendiente de su aprobación en las Cortes, según el cual bastará con que una persona acredite su condición de sefardí para otorgarle a él, a su cónyuge y a sus hijos la nacionalidad española sin perder la suya actual. La ley actual ya lo contempla si residen en España por sólo dos años; la novedad es que no será necesario que residan en España ni que pisen nunca suelo español. Las primeras reacciones a esta noticia han sido generalmente benévolas, aunque no ha faltado tampoco la perplejidad. En Israel, la noticia de que 3,5 millones de sefardíes podrían obtener pasaporte español ha despertado un rápido y generalizado interés. Esta cifra no es descabellada y podría superarse, ya que uno de los medios probatorios suficiente para acreditar ser sefardí y, por tanto, conseguir la nacionalidad española son «los apellidos del interesado». Una rápida búsqueda en internet arroja más de 27.000 apellidos reconocidos como sefardíes, entre ellos el de Sancho o Martínez. Otros de los medios probatorios que podrían hacer ascender el número de personas con derecho a la nacionalidad es algo tan amplio como «un certificado de la autoridad rabínica competente, reconocida legalmente» cuando sólo en Israel hay millares, o tan vago como «cualquier otra documentación que el interesado considere conveniente a estos efectos» (el subrayado es nuestro). Ciertamente, el deseo de establecer una relación de amistad con otro grupo humano, especialmente si en el pasado tal relación no ha sido precisamente modélica, es digna de todo encomio. Sin embargo, el impacto que pueda tener para el futuro de nuestra democracia el que un número potencial tan elevado de ciudadanos israelíes, de los Estados Unidos o de cualquier otro país tengan derecho a voto en España no es algo baladí y exige una seria discusión en Las Cortes.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados

ENLACES DE INTERÉS


Movimiento de los focolares

Ciutat Nuova

Economía de comunión

Red Sophia

Fundación Igino Giordani
   

CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS