logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

PISSARRO

Clara Arahuetes

CaixaForum Barcelona. Hasta el 26 de enero
De todos los pintores impresionistas, Pissarro es el menos conocido; sin embargo, era considerado por los mismos artistas de la época como un maestro. Cézanne lo definió como «el primer impresionista» y dijo de él que era «humilde y colosal». Con esta exposición se rinde homenaje a una figura fundamental de este movimiento artístico y el único que participó en las ocho exposiciones de los impresionistas celebradas en París entre los años 1874 y 1886. Sin pretender hacer escuela, Pissarro ayudó a los jóvenes creadores y a su vez él aprendió de ellos, desempeñando un importante papel de mentor y amigo de Monet, Renoir, Sisley, Degas, Cézanne, Gauguin, Seurat, Signac... Se puede decir que su influencia fue decisiva en los que después serían los fundadores de la modernidad y ellos le consideraban como un padre: «Era algo así como el buen Dios», dijo Cézanne de él por su figura patriarcal con larga barba blanca y la tendencia a acoger a todos. A pesar de sus cualidades, desde muy pronto Pissarro fue eclipsado por el éxito de Monet. Las colinas, los árboles, los huertos, el campo y la tierra junto a los campesinos fueron los protagonistas de sus pinturas, lo que le valió el apodo de «pintor de las coles». Las obras expuestas en esta muestra se articulan en torno a los lugares donde vivió y que inspiraron su creación con escenas que describen los alrededores de París: Louveciennes, Pontoise y Éragny. Paisajes rurales que cambió por los urbanos cuando tenía 60 años y que materializó en vistas de las grandes avenidas de París, Ruan, Dieppe y El Havre, que le darían por fin el éxito comercial

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas