logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

La fascinación por el arte japonés

Clara Arahuetes

Exposición CaixaForum Madrid - Paseo del Prado, 36 Hasta el 16 de febrero
La Fundación CaixaForum apuesta por las manifestaciones artísticas que fueron fundamentales en la formación de la sensibilidad contemporánea durante los siglos XIX y XX. En esta ocasión, la exposición «Japonismo» profundiza por primera vez en la influencia del arte japonés en España alrededor de 1900. La muestra forma parte de la celebración del Año Dual España-Japón (2013-2014), organizado por ambos países. Iniciamos el recorrido con la relación entre Occidente y Japón en la época de las misiones religiosas a Oriente. En 1543, una nave a la deriva condujo a unos comerciantes portugueses hasta Japón. Seis años más tarde, San Francisco Javier llegó al archipiélago para cristianizar este lugar mítico y desconocido. Durante el llamado periodo namban (1543-1639), hubo contactos religiosos, comerciales y diplomáticos entre la península Ibérica y Japón, que se reflejaron en la cultura y en el desarrollo de un arte híbrido conocido como arte namban, es decir, de los «bárbaros del sur». Un ejemplo es el Biombo de los portugueses de principios del siglo XVII. La escena muestra los contactos que establecieron los japoneses con los misioneros y comerciantes extranjeros europeos; entre los representados no aparece ningún personaje japonés. El biombo refleja las características de la escuela Kano, como la perspectiva elevada, la riqueza cromática y el fondo dorado, donde aparecen repetidos en relieve los símbolos heráldicos de crisantemos y paulonias. Otra de las joyas expuestas es la Carta a la ciudad de Sevilla, del 26 de octubre de 1613, testimonio de los contactos diplomáticos entre Japón y España. El embajador Hasakura Rokuemon Tsunenaga, enviado por Date Masamune, llegó a Sevilla acompañado por fray Luis Sotelo. La carta aludía a la idea de cristianizar los territorios de Japón y al establecimiento de relaciones amistosas y comerciales entre ambos países. Después viajaron a Madrid, donde Hasekura fue bautizado con en el nombre de Francisco en el monasterio de las Descalzas Reales. Tras 8 meses, prosiguieron su ruta hacia Italia.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas