logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

El «cómo» tan importante como el «qué»

Eduardo Ortubia

Ciutat Nova, revista de los Focolares en catalán, lleva 25 años difundiendo la cultura de la unidad. Así nos lo cuentan algunos de sus protagonistas.
El número 1 de Ciutat Nova tiene fecha de diciembre de 1988, un bimestral de veinte páginas a dos colores. Dos años antes, esta cabecera había visto la luz como un sencillo impreso mensual de cuatro páginas. Actualmente Ciutat Nova consta de cuarenta páginas a color y se imprimen casi 700 ejemplares. ¡El caso es que este mes Ciutat Nova llega a su número 150 y cumple 25 años! El aniversario se empezó a celebrar ya en el mes de mayo en Castell D’Aro (Girona), donde la publicación tiene su sede desde julio del año pasado. A la cita acudieron, entre otras personas, uno de los primeros directores de la revista, Gaspar Bruguera, y una redactora que lleva colaborando con la publicación desde su nacimiento, Rosa Serrahima, amén de numerosos suscriptores que no han dejado de sostener Ciutat Nova desde el principio. La experiencia de quienes han protagonizado la historia de Ciutat Nova es tan enriquecedora que sería injusto no reconocerla. Para recordarla, hojeamos las páginas del número 100 (agosto de 2005), que recogen el testimonio de sus dos primeros directores. En ellas, cuenta Jordi Marjanedas que el título de «director» no es el que mejor se adapta a lo que hacía: «Yo era el encargado de escribir el editorial y seleccionar los artículos, pero también de corregir las pruebas de imprenta, llevar la contabilidad, buscar publicidad, ordenar las suscripciones, imprimir las direcciones, preparar los envíos y al final llevar las revistas a correos». «Había que tener valor –añade Jordi– para llamar “revista” a aquellas páginas, pero estaban llenas de ilusión». Metaforizando con la figura de un proceso de gestación, habla Jordi de la «madre» de esta criatura: «La idea de hacer la revista había que presentarla a la comunidad del Movimiento en Cataluña. Se convocó una reunión extraordinaria y la propuesta fue bien acogida. (...) Aquella comunidad fue la que, desde el primer momento, sacó adelante a esta criatura (...) alimentándola con sus experiencias evangélicas y difundiéndola entre sus familiares y amigos». Inesperado fue, por otra parte, el respaldo de la Iglesia: «Recuerdo la alegría que sentí cuando abrí una carta de Mons. Torrella, entonces arzobispo de Tarragona, en respuesta al primer número que le enviamos para darle a conocer la revista. Nos felicitaba y enviaba un talón de dos mil pesetas para ayudarnos».

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas