logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Del buen gobierno

Javier Rubio

De la insatisfacción a la indignación. ¿Por qué esa fractura entre instituciones políticas y ciudadanía?
Desconfianza y distanciamiento de la cosa pública por parte de la sociedad podría estar señalando un ánimo democrático exigente, pero también una profunda crisis de la relación entre las instituciones y la ciudadanía. Hablamos con Joxan Rekondo, exalcalde de Hernani y miembro de Hamaikabat (H1!), partido político activo en el País Vasco cuyo nombre significa «Muchos en uno». –La brecha entre las instituciones políticas y la sociedad deja ver que aquéllas no dan respuesta a las necesidades sociales. ¿Es por falta de adaptación o se ha degenerado la relación entre instituciones y sociedad? –La visión más benévola apunta a que se ha producido una rapidísima evolución de la sociedad y sus valores, mientras que las instituciones se han quedado en un diseño constitucional petrificado, que fue útil en su día, pero ha quedado obsoleto. Hay quien añade también factores degenerativos de tipo cultural, que causan mayor inquietud y por tanto constituyen una razón más apremiante para afrontar una regeneración política. –¿Me estás hablando de los partidos?

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas