logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Una mirada nueva y arrebatadora

Ángela Aláez

Falleció a los 33 años, pero deja tras de sí una estela de luz. Ésa que dejan los que encuentran lo esencial en la vida y lo consiguen transmitir.
Muchas veces no somos conscientes de lo afortunados que somos hasta que perdemos algo importante. Así le ocurrió a María de Villota, expiloto de Fórmula 1, tras sufrir un grave accidente en el aeródromo de Duxford (Inglaterra) el pasado verano. Estuvo al borde de la muerte, perdió un ojo, pero su esfuerzo y tesón la convirtieron en todo un ejemplo de superación y optimismo. Falleció el mes pasado de improviso por causas naturales. «No quiero que este dolor y esta alegría de vivir se pasen como pasa todo en la vida. No, este accidente no puede pasar. No quiero que se decolore», así relataba su nueva visión del mundo en su libro La vida es un regalo. También en entrevistas era común escucharla decir cosas como: «Antes mi vida era una contrarreloj total; era una lucha contra el crono. Y ahora es cuando veo que hay que parar y medir las cosas de otra forma. Ya no son las décimas del crono, sino los pequeños momentos», señalaba María. Una experiencia que ha trascendido a su familia: «María se nos ha ido. Tenía que ir al cielo como todos los ángeles. Doy gracias a Dios por el año y medio de más que la dejó entre nosotros». Su partida ha dejado al mundo del deporte, a la sociedad y a los jóvenes conmocionados. ¿Pero qué tenía María? Para José Mª Lissen, un joven deportista sevillano, fue una mujer de récord, única. «Un ejemplo no sólo para las chicas, sino para cualquier persona que lucha por alcanzar sus sueños», nos cuenta. Chari, otra joven amante de la Fórmula 1, se queda con la bella sonrisa de María y con la alegría que contagiaba a todos los que estaban a su alrededor. «Me quedo con su optimismo. Me ha enseñado que si quiero algo, puedo conseguirlo». Paula Fernández, una joven de Cádiz, nos confiesa que se ha quedado muy impactada con la experiencia vital de María y que después de conocer el testimonio de la deportista, para ella «es imposible no reflexionar sobre la importancia de vivir el momento presente». Fernando García, un amante de los deportes de riesgo, afirma que María de Villota encarna los valores del deporte. Destaca la importancia de la constancia, el valor, la valentía y la competición: «María se dio cuenta de que la verdadera competición era la vida, donde había que poner toda la carne en el asador para ser el primero en llegar». Había hecho un gran descubrimiento y quería transmitirlo a todos: entrevistas, artículos, un libro... De hecho, se encontraba en Sevilla el día de su muerte para impartir una charla sobre Jóvenes con Valores en un congreso organizado por la Fundación «Lo que de verdad importa». Nos ha dejado, pero queda su testimonio de superación. Un ejemplo de cómo la adversidad ayuda a ver la vida con otros ojos.


  SÏGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas