logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

El sí del hombre a Dios

Toni Gandolfo

Aún no tengo claro qué se entiende por «voluntad de Dios». No creo que el sufrimiento venga de Dios.
Aún no tengo claro qué se entiende por «voluntad de Dios». No creo que el sufrimiento venga de Dios. Cuando llega una enfermedad o una desgracia, se dice: «Dios lo ha querido», pero Dios no puede querer ni la enfermedad ni la desgracia. Dios tiene un «proyecto» para cada uno y «se sirve» de todo acontecimiento y toda ocasión para realizarlo. R. G. Hay expresiones cuyo significado se da por descontado y pueden ser malentendidas. En este caso el riesgo es pensar que la «voluntad de Dios» es algo que Él decide y luego nos pide que lo llevemos a cabo, como si nos pusiera a prueba. Pero ése no puede ser el sentido de lo que Jesús nos dice que pidamos: «Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo». ¿Qué es la voluntad de Dios en el cielo sino una plenitud de vida que Él comparte con nosotros? Cuando refiriéndose a Jesús el Evangelio habla de un «cáliz» que parece venir de las manos de Dios, no se refiere a algo que el Padre se inventa y luego se lo presenta a Jesús, sino algo que otros han planeado y que el Padre le invita a no rechazarlo.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas