logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Abrirle espacio a la educación

Jesús García

Como al comienzo de cada curso escolar, se nos corta la respiración cuando nos presentan los datos relativos al coste de la vuelta a clase.
Como al comienzo de cada curso escolar, se nos corta la respiración cuando nos presentan los datos relativos al coste de la vuelta a clase. Ese respiro cortado se corta aun más cuando asistimos a esas diatribas políticas (de no muy alto nivel) en las que acaban arrojándose unos a otros recortes, planes o acusaciones y que nos recuerdan ese «viaje a ninguna parte» del grupo de cómicos que iban por los pueblos españoles de la posguerra en la película interpretada por Fernando Fernán Gómez. Y como al comienzo de cada curso, me pregunto si la educación, los educadores, los educandos, los desafíos… son el verdadero centro de nuestro pensamiento. La idea me vino a la mente tomando un café con un colega. Constatábamos (porque así lo confirmaban numerosos documentos de los cuales no siempre se habla) que la educación está reclamando cada vez más una «urgencia de recursos» no sólo económicos sino sobre todo de energías psicológicas y morales que nos lleven a recuperar la fuerza, el empuje y ese coraje necesario para educar. En medio de ese productivo coloquio nos adentramos en una consideración: la necesidad de crear verdaderos espacios para la educación. Y desde aquí querría afrontar esta primera cita de este curso académico. La educación necesita «su» espacio, un espacio que ciertamente debe ser físico y adecuado. Pero hay un espacio mucho más importante que, por así decirlo, trasciende esa consideración física. Es otro tipo de espacio que no nos viene dado de antemano sino que se crea en cada momento y se construye poco a poco y no sin dificultades. Les sugiero un ejemplo, algo simple quizás, pero que nos puede ayudar. Muchas de nuestras casas disponen de algún sitio tranquilo en el que se puede estudiar, leer o reflexionar. Ahora bien, eso no basta para que nuestros hijos respondan adecuadamente a su proceso educativo y, en el otro polo de la cuestión, cuando ellos lo necesitan, no siempre encuentran la disponibilidad adecuada o la actitud justa en nosotros para ayudarles. Hay incluso quien afirma que los espacios formales de educación (escuela, aula, etc.) se están transformando en «lugares de experiencias líquidas», de paso o mera convivencia superficial.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas