logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

Si tu mirada es sencilla

María Voce

Octava y última entrega de una intervención de la presidenta de los Focolares sobre el amor al hermano, uno de los puntos básicos de la espiritualidad de la unidad.
El amor es un arte. Chiara Lubich nos ha llevado a vivir esto, y a hacerlo fijándonos en la maternidad de María, que el Movimiento de los Focolares (Obra de María) quiere revivir. Escribe Chiara: «Una madre acoge siempre, ayuda siempre, no pierde la esperanza, lo cubre todo. Una madre le perdona cualquier cosa a su hijo, aunque fuese un delincuente o un terrorista. De hecho, el amor de una madre es muy parecido a la caridad de Cristo de la que habla Pablo (cf. 1 Co 13, 1-13). Si tenemos el corazón de una madre, o –más precisamente– si nos proponemos tener el corazón de la Madre por excelencia, María, estaremos dispuestos a amar a los demás en todas las circunstancias. Amaremos a todos, y no sólo a los miembros de nuestra Iglesia, sino también a los de las demás. No sólo a los cristianos, sino también a los musulmanes, budistas, hindúes, etc. Y a los hombres de buena voluntad y a todo hombre que habita en la tierra, porque la maternidad de María es universal, como fue universal la redención»1. Como ya hemos recordado, Chiara se sintió impulsada a correr hacia esas enormes porciones de humanidad con premura y entusiasmo. Su premura nos lleva a pensar también hoy en María, que va «deprisa» a visitar a Isabel, encarando todas las dificultades del camino. Leyendo este episodio en el Evangelio, a Chiara se le vino a la mente espontáneamente la analogía sobre lo que es la tarea de la Obra de María, subrayando que éste es el estilo de vida de toda la Iglesia: «El Movimiento [de los Focolares] se ofrece a sí mismo para convertirse en instrumento de encuentro» con Jesús; «instrumento de encuentro» también «entre Jesús en los cristianos y esas “semillas del Verbo” que hay en los creyentes de las diversas religiones; incluso entre Jesús y la mente y el corazón de aquellos que, aun no reconociendo a Dios, tienden inconscientemente hacia un encuentro con Él, en virtud de la imagen de Dios que llevan dentro por el hecho de ser hombres»2. Instrumento para ayudar a realizar en la tierra el sueño de un Dios: hacer de todos uno. «Y al ir al encuentro de estos nuevos hermanos –continúa Chiara– una nueva luz se enciende en la mente de cada uno de los miembros del Movimiento, que comprenden la magnitud de la vocación a la que están llamados y cantan en su corazón un pequeño Magnificat»3.

Leer más



Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas