logoIntroduzca su email y recibirá un mensaje de recuperación de su contraseña






                    




articulo

El arte del diálogo

Ana Hidal

Este año la Mariápolis ha cobrado vida en la Seu d’Urgell (Lérida), en el corazón de Cataluña: una buena ocasión de acercarse a un pueblo, su cultura, su entorno natural, su riqueza humana.
Hoy en día, con la oferta que hay, ¿qué sentido tiene coger el tren, el autobús, el coche o el avión para pasar cinco días con unas 800 personas de toda España – muchas desconocidas–, de distintos acentos, edades y costumbres? Yo me lo sigo preguntando… aunque siempre que puedo repito. En esta Mariápolis, todas las actividades, espacios y propuestas estaban orientados a favorecer el encuentro, el intercambio, un diálogo a 360°. Dialogar es un arte y requiere un aprendizaje que dura toda la vida. No se puede vivir encerrado en uno mismo. La Mariápolis ofrecía la materia prima (mucha gente muy variada) y un entorno amable. Y una oferta múltiple realmente interesante: caminatas, visitas culturales, artísticas y lúdicas; conciertos, exposiciones, talleres de todo tipo; mesas redondas sobre educación, pareja, economía, política, interculturalidad; espacios para profundizar en la fe y para cultivar la dimensión profunda del ser humano… Todo muy bien preparado, aunque el resultado final era imprevisible porque dependía de un ingrediente indispensable: la aportación de cada participante. Dice el papa Francisco que dialogar es «enriquecerse recíprocamente, estar convencidos de que el otro tiene algo bueno que decir, dar espacio a sus opiniones y propuestas». Y que «para dialogar es necesario bajar las defensas y abrir las puertas». Pues la Mariápolis ha sido un gran taller práctico de eso mismo. Al final todos recibimos una pulsera en la que estaba escrito: «artistas del diálogo». Era el compromiso personal que cada uno asumía al volver a su propio ambiente. Tenemos todo un año para practicar. Y en 2014 nos vemos en Granada.

Hoy en día, con la oferta que hay, ¿qué sentido tiene coger el tren, el autobús, el coche o el avión para pasar cinco días con unas 800 personas de toda España – muchas desconocidas–, de distintos acentos, edades y costumbres? Yo me lo sigo preguntando… aunque siempre que puedo repito. En esta Mariápolis, todas las actividades, espacios y propuestas estaban orientados a favorecer el encuentro, el intercambio, un diálogo a 360°. Dialogar es un arte y requiere un aprendizaje que dura toda la vida. No se puede vivir encerrado en uno mismo. La Mariápolis ofrecía la materia prima (mucha gente muy variada) y un entorno amable. Y una oferta múltiple realmente interesante: caminatas, visitas culturales, artísticas y lúdicas; conciertos, exposiciones, talleres de todo tipo; mesas redondas sobre educación, pareja, economía, política, interculturalidad; espacios para profundizar en la fe y para cultivar la dimensión profunda del ser humano… Todo muy bien preparado, aunque el resultado final era imprevisible porque dependía de un ingrediente indispensable: la aportación de cada participante. Dice el papa Francisco que dialogar es «enriquecerse recíprocamente, estar convencidos de que el otro tiene algo bueno que decir, dar espacio a sus opiniones y propuestas». Y que «para dialogar es necesario bajar las defensas y abrir las puertas». Pues la Mariápolis ha sido un gran taller práctico de eso mismo. Al final todos recibimos una pulsera en la que estaba escrito: «artistas del diálogo». Era el compromiso personal que cada uno asumía al volver a su propio ambiente. Tenemos todo un año para practicar. Y en 2014 nos vemos en Granada.



  SÍGANOS EN LAS REDES SOCIALES
Política protección de datos
Aviso legal
Mapa de la Web
Política de cookies
@2016 Editorial Ciudad Nueva. Todos los derechos reservados
CONTACTO

DÓNDE ESTAMOS

   

OTRAS REVISTAS
Ciutat Nuova
Unidad y Carismas